El mercado recibió bien las decisiones del BCE

La entidad dijo que no tocará la tasa hasta el según do semestre de 2019 y terminará la compra de activos en diciembre

 

Contra lo que esperaban la mayoría de los analistas, el Banco Central Europeo tomó ayer decisiones de política monetaria que mostraron un equilibrio entre distintas visiones porque hay gestos a favor de la expansión monetaria y otros que fueron en sentido contrario. El economista jefe de la entidad Peter Praet, había anticipado que podría haber anuncios pero el mercado los esperaba para julio.

 

Las definiciones

 

Se decidió que en diciembre terminará el programa de compra de activos comenzando a desandar parte de su política de estímulos monetarios pese a que la economía de la zona euro muestra algunos signos de desaceleración. De todas maneras, Mario Draghi se encargó de señalar que se había definido ese paso porque se observaba una suba en la tasa de inflación que tiende a acercarse a la meta del BCE que es “cercana pero inferior al 2%”. Al mismo tiempo, se dejó en claro que no cabe esperar una suba de las tasas de interés que hoy están en un nivel negativo de 0,4% hasta después del próximo verano boreal. Esa decisión del BCE se conoció al día siguiente de que la Reserva Federal decidiera subir la tasa en cuarto de punto y apuntando a hacerlo dos veces más antes de fin de año. También es probable que haya dos subas antes de septiembre de 2019, cuando haría su primer movimiento el BCE, con lo cual las políticas de los dos principales bancos centrales del mundo serán cada vez más divergentes.

 

Las políticas monetarias que seguirán el BCE y la Reserva Federal serán aún más divergentes en los próximos meses

 

Nuevos pronósticos

 

El BCE también actualizó sus proyecciones económicas y ajustó a la baja la tasa de crecimiento de 2,4% a 2,1% para 2018 pero subió la estimación de inflación para este año y el próximo a 2%, no muy lejos de su meta.

 

La respuesta de los mercados a las decisiones tomadas fueron las previsibles. Las acciones en Estados Unidos no tuvieron cambios significativos y el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años, bajó levemente. Los mercados accionarios parecen estar preparados para desempeñarse convivir en un escenario con tasas más altas que las observadas en los últimos años.co

 

Pero los movimientos más significativos se dieron en el mercado cambiario porque el dólar subió 1% y alcanzó su valor más alto en once meses mientras que el euro cayó 1,7%. Que la moneda común se devalúe no es una mala noticia para Europa porque le agrega competitividad a sus exportaciones e impulsa la inflación al encarecer los productos importados.

 

El dólar continuó trepando contra el resto de las monedas mientras que el euro tuvo una fuerte devaluación

 

Los emergentes

 

Pero con este marco en el mundo desarrollado, las monedas emergentes, salvo excepciones están atravesando una etapa de gran turbulencia y ayer 21 sobre 24 se desvalorizaron frente al dólar. El peso argentino se derrumbó y encabezó el lote de pérdidas pero también siguieron cayendo el real y la lira turca. Además el índice MSCI de mercados emergentes retrocedió 0,9%.

 

Más allá de los errores propios el contexto global se presenta más adverso para los países endeudados por la suba de las tasas y por la revalorización del dólar que tiende a deprimir a las cotizaciones de las materias primas que son la base de su oferta exportadora.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *