Las 3 claves para entender la actual crisis de divisas

El BCRA publicó el Informe del MULC de mayo, que mostró los agujeros externos estructurales

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

Las buenas nuevas de los últimos días fueron que el Gobierno recibió el primer desembolso del FMI y que el mercado financiero local fue declarado emergente, gracias a las facilidades de entrada y salida que brinda a los inversores. El primer desembolso permitirá usar US$ 7.500 millones para combatirle a la suba del dólar. Pero el informe de Evolución del MULC de mayo publicado ayer por el BCRA mostró que, en un solo mes, entre la fuga y la cuenta corriente se fue prácticamente esa misma cantidad: juntas totalizaron US$ 6.915 millones.

 

El informe publicado por el BCRA muestra tres claves estructurales que explican las dificultades en el frente externo, con rojos permanentes y crecientes: la cuenta corriente, la fuga, que batieron records, y el turismo.

 

Fuga

 

La fuga batió records durante mayo. Era esperable que los niveles durante el centro de la corrida cambiaria fueran altos pero finalmente el número publicado por el BCRA ayer picó en punta. La formación de activos externos llegó a US$ 4.616 millones. Ningún otro mes de toda la serie llegó a registrar tanto, ni siquiera octubre de 2008, el récord anterior: en aquel entonces llegó a US$ 4.355 millones.

 

En lo que va del año la fuga viene registrando el comienzo de año más alto de la serie, también. Llegó a US$ 13.601 millones en enero-mayo. El año récord es el 2008, con US$ 23.098 en doce meses. Si la dinámica sigue igual, este año se lo superará con cierta facilidad. El dato destacable es que esta misma semana, el mercado financiero fue premiado por sus niveles de apertura y accesibilidad para los inversores. El comunicado del MSCI vino con la advertencia de que si se revierten esos niveles de apertura y accesibilidad la calificación podía ser revocada también.

 

La fuga se desagregó en adquisiciones netas de billetes por US$ 3.439 millones y de divisas por US$ 1.176 millones. “En términos brutos, las compras de billetes de residentes totalizaron US$ 5.003 millones y fueron realizadas por unos 1.080.000 clientes, cantidad que representó un aumento de 250.000 clientes respecto a lo observado en abril”, detalló el BCRA.

 

Y agregó sobre las llamadas operaciones de divisas: “Las transferencias brutas al exterior sin informar el destino final totalizaron US$ 2.420 millones, y fueron efectuadas por unos 3.700 clientes que se concentraron, como es habitual, en los estratos superiores de monto, donde los clientes con compras mensuales superiores a US$ 2 millones representaron el 77% del total de compras brutas de divisas”.

 

Cuenta Corriente

 

Por algunos conocida como el cuco, o la CuCo, la cuenta corriente también alcanzó niveles muy altos en mayo, aunque no llegó a récord (abril de 2016, por caso, dio un insuperable rojo de US$ 6.198 millones) pero sí fue top-10 para la totalidad de la serie. En mayo llegó a un déficit de US$ 2.299 millones. El turismo por supuesto fue protagonista con un negativo de US$ 862 millones. Y también los intereses que va generando el endeudamiento: US$ 1.478 millones.

 

El rojo de cuenta corriente es, junto con el de la fuga, el dato que todos miran, porque muestra negativos permanentes y crecientes y porque da cuenta de la dinámica del comercio de bienes y servicios y de los intereses y la remisión de utilidades. Los bienes volvieron a aportar un saldo positivo de US$ 467 millones en el saldo caja (habrá que mirar el devengado de la balanza, que permitirá ver cuanto de las importaciones se hicieron a crédito). Los servicios dieron un abultado rojo de la mano del turismo: US$ 969 millones.

 

Sobre los intereses, el BCRA especificó: “Los movimientos por intereses estuvieron explicados básicamente por los pagos netos de servicios de títulos públicos por parte de ‘Sector Público y BCRA’ (entre los que se destacaron el BONAR 2024 y el BONAR 2018, que sumaron US$ 1.013 millones), total que representó el 94% de los pagos netos del período”. También la remisión de utilidades aportó lo suyo, con salidas por US$ 322 millones.

 

Financia la deuda

 

Fiel a la tendencia, y aunque la caída de reservas llegó a US$ 6.525 millones durante el mes, los rojos generados, a grandes rasgos, por la cuenta corriente y la fuga, fueron financiados con endeudamiento externo. Así, la cuenta capital y financiera cambiaria del sector público y BCRA resultó en un superávit de US$ 4.096 millones en mayo. Estuvo “explicado básicamente por los ingresos de préstamos de organismos internacionales y otros bilaterales por US$ 2.600 millones, por la liquidación de préstamos financieros y títulos de deuda y otras pesificaciones por US$ 2.050 millones, por los ingresos de moneda extranjera del Tesoro Nacional por la ampliación de títulos nominados en pesos por US$ 2.575 millones y por la emisión de Letes denominadas en dólares por US$ 630 millones”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *