La “regla” del serrucho, vigente

Desde 2011, Argentina altera un año de crecimiento con uno de recesión o estancamiento (y 2018 no será la excepción)

Más allá de que los datos positivos de crecimiento del primer trimestre (3,6% interanual y 1,1% versus el cuarto del 2017), se viene el frío. Allí hay coincidencia plena entre los economistas. Más allá de las diferencias decimales.

 

“La actividad económica crecería menos de 1% en 2018 impulsada sólo por el arrastre estadístico positivo que dejó 2017 (+1,3%), es decir, no habrá crecimiento genuino”, dijeron desde Ecolatina.

 

“Nuestra proyección de crecimiento es 0,6% para 2018. Esta tasa encierra el crecimiento del primer trimestre y una marcada contracción en el segundo (-1,3% trimestral desestacionalizado) y tercer trimestre de este año (-1,7%), que comenzará a moderarse recién hacia finales de año (-0,2%). Implica una caída acumulada de 3% entre el segundo y cuarto trimestre de 2018. De ocurrir, la economía retomaría los niveles del segundo trimestre de 2015”, dijeron desde LCG.

 

Muy lejos de abandonar el “serrucho” de crecimiento en los años electorales y caída en los años pares que dejó el kirchnerismo. Muy lejos, también, de lo que se creía solo unos meses atrás.

 

“El primer trimestre será el mejor trimestre del 2018. En prospectiva esperamos una desaceleración en el segundo y en el tercer trimestres del año (en términos desestacionalizados, aproximadamente -1,3% trimestral), con una recuperación de la actividad en el cuarto trimestre. Así, Argentina crecería aproximadamente 0,4% en 2018”, dijeron, a su vez, desde ACM.

 

Hacia adelante, el desafío es el mismo: encontrar un set de políticas pro-crecimiento que, a la vez, sean sustentables en el tiempo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *