“El nivel de inversión no puede estar sujeto a los vaivenes del corto plazo”

El Economista dialogó con Agustín Freccero (CEO del Grupo Haras del Sur)

 

Entrevista a Agustín Freccero CEO de Grupo Haras del Sur Por Delfina Torres Cabreros

 

La historia del Grupo Haras del Sur comenzó en 1998 con una corazonada de quien hoy es su presidente. Agustín Freccero vio, al volver de unas vacaciones en la costa, un terreno en venta sobre el kilómetro 69 de la Autovía 2 y decidió comprarlo para ofrecer allí casas de fin de semana. Ese fue el paso inicial que llevó al contador a desarrollar, durante veinte años, cinco countries extendidos sobre 550 hectáreas, con 2.500 lotes construidos y otros 1.750 vendidos.

 

En diálogo con El Economista, Freccero señaló que quienes trabajan en el negocio inmobiliario deben pensar más allá de las fluctuaciones de la demanda y agregó que aunque espera “no menos de doce meses muy difíciles”, confía en que en el mediano plazo la economía argentina se recuperará. El impacto, mientras tanto, cree que se sentirá de manera despareja, con mayor fuerza en las viviendas pensadas para la clase media y no tanto en los barrios cerrados de categoría.

 

¿Ha ido cambiando la demanda en los barrios cerrados durante los últimos veinte años?

Ha habido distintas etapas y claramente hay una intención creciente de que estos barrios se conviertan en lugares de vivienda permanente. Cuando nosotros recién empezamos apuntábamos fundamentalmente a viviendas de fin de semana. Era diferente en otras zonas donde los barrios tenían servicios incorporados, y eso es precisamente lo que nosotros estamos instrumentando ahora con la construcción de un colegio y de un centro comercial.

 

¿Se está intentando ampliar el segmento de compradores con la construcción de departamentos y viviendas más “modestas” dentro de los barrios cerrados?

No creo que sean construcciones más modestas, en realidad tienen otra tipología. Los condominios que nosotros hemos hecho no estaban planificados originalmente. Los empezamos a hacer y tuvimos mucho éxito, pero son de categoría, con todas las comodidades que hoy requiere el mercado. La ventaja que tienen es un costo de mantenimiento mucho menor. Si bien contribuyen a todos los ammenities del barrio porque los pueden usar, como son construcciones multifamiliares el impacto en la expensa es menor. Además se evitan el costo directo de su vivienda como piletero, jardinero, etcétera.

 

¿Los barrios cerrados se mantienen como tendencia en el exterior o el éxito que tienen en la Argentina responde también a características propias del país?

En todos lados se vive en barrios cerrados y claramente ya no por un tema de seguridad sino de comodidad, de que la gente quiere alejarse de los centros comerciales y se desplaza hacia los alrededores de las ciudades. La particularidad que veo afuera es que son centros que aún teniendo una excelente calidad suelen tener viviendas todas muy parecidas, incluso iguales, a diferencia de lo que sucede en Argentina, que es casi mal visto desde el punto de vista de la calidad que las viviendas se repitan y cada uno trata de imponer su estilo.

 

Yendo a la coyuntura, ¿cómo ve a su negocio en estas condiciones de financiamiento y se dificulta la inversión con tasas del 40% y un dólar alto?

Creo que en los barrios cerrados de determinado nivel para arriba el impacto del financiamiento no va a ser tan grave porque la mayoría construye con ahorros propios. La toma de créditos, sobre todo en el último período con el florecimiento de los UVA y demás, realmente no tuvo demasiada aplicación. Ahora, no dudo que el encarecimiento del crédito va a tener un impacto muy trascendente en las viviendas pensadas para la clase media.

 

¿Para ustedes como empresa, y considerando que tienen su propia constructora, es un momento adecuado para invertir?

Todo el negocio inmobiliario, y particularmente el argentino, es un negocio de largo plazo, con lo cual quien incursiona tiene que saber que hay picos de demanda y momentos en los que la demanda cae. El nivel de inversión no puede estar sujeto a los vaivenes de la economía de corto plazo, por eso nosotros estamos en plena expansión con la construcción del colegio, de locales y de casas para vender. Entendemos que va a ser un semestre muy difícil —yo creo que tal vez ese semestre se va a alargar a no menos doce meses—, pero de todas maneras confiamos en que en el mediano plazo se va recuperar.

 

¿Tienen intenciones de expandirse fuera de Argentina?

Tenemos un proyecto afuera y creemos que es un buen momento para activarlo porque donde nosotros nos desempeñamos, que es en el corredor de la Ruta 2, la demanda está bastante bien satisfecha. Estamos pensando en movernos hacia el exterior con un proyecto de condominio en España, en la Costa del Sol.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *