Si la inflación supera 32%, puede peligrar el acuerdo con el FMI

La Carta de Intención así lo indica y, si bien las expectativas son un poco más bajas, el número no debe descartarse

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

Ayer el dólar retrocedió 43 centavos, pero si hay algo que no está claro es que su suba sostenida se haya frenado. Esa misma incertidumbre sobre no saber en qué punto frenará es la que motoriza a la de la inflación esperada. “No hay un vector de precios”, dice Julio Piekarz. Hace pocos meses el REM marcaba que en la city los consultores imaginaban un IPC por debajo de 20% y las metas del BCRA insistían en el 15%. Hoy la cosa cambió: el REM mostró que los analistas ven una de 27,40%, parecida a la nueva meta de 27% (techo de 32%) a la que se comprometió el Gobierno con el FMI en la carta de intención que salió a la luz la semana pasada. Un detalle resulta importante: si esa meta techo de 32% no se llega a cumplir, el Gobierno se tiene que sentarse a la mesa con el FMI y dar explicaciones. Ahí, el organismo puede dar por terminado el arreglo, tal como lo indica la carta de intención. Y pareciera que no hay analista que se atreva a asegurar que no existen posibilidades de superar ese 32%, con el dólar aun amenazando a la suba, en parte para achicar el rojo de cuenta corriente, y con unas exigentes metas de rojo fiscal que exigirán nuevos aumentos de tarifas. Todo eso pegará sobre los precios.

 

El domingo, el presidente Mauricio Macri sostuvo que la inflación cerraría cerca de 30%, número bastante cercano a la mencionada meta, que ya no es tanto una meta propia sino una exigencia frente a Washington.

 

El dólar

 

El economista del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO) Estanislao Malic advirtió que mientras haya inquietud sobre el dólar, habrá inquietud sobre si se logra estar por debajo del 32%: “Lo que genera la incertidumbre sobre cuál será el techo de la inflación es la cuestión del dólar. También qué va a pasar con las paritarias. Y ahora se sumó también qué va a pasar con las tarifas. Es decir, qué va a pasar con los tres impulsores principales de la inflación. El dólar ahí es la gran incógnita”.

 

Coincidió el director de Eco Go, Federico Furiase: “La devaluación que te requiere el acuerdo para bajar el déficit externo, te complica la meta fiscal y la meta inflacionaria. En cuanto a la inflación, la suba del dólar tiene un traslado a precios que te complica. Lo mismo pasa con la suba de tarifas requerida por la meta fiscal. Eso también te complica el escenario inflacionario”.

 

Héctor Rubini (Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de El Salvador), considera que la meta de 32%, lejos de ser de cumplimiento garantizado, está en riesgo, lo que sería un deal-breaker con el FMI: “La meta de 32% se puede complicar. En cinco meses pasó de 18% a 27%. Ahora todo el mundo está convergiendo al 30%. La chance de que se acerque al 32% está atado a lo que pasa con el dólar y los combustibles”.

 

Coincidió Malic, que afirmó que “la inflación puede pasar el 32% y todo depende de si pueden controlar al tipo de cambio”. Y amplió: “Arrancaron con US$ 62.000 millones de reservas y ahora están en US$ 49.000 millones y aun así se les disparó el dólar. Claro que se puede pasar el 32%. Ahora van a licitar la mitad de lo que reciben del FMI (US$ 7.500 millones), pero en dosmeses perdieron US$ 14.000 millones. No tiene techo claro el dólar”. En ese sentido, Malic afirmó que el techo del dólar es su capacidad de licuar al ingreso pero, luego, si se renegocian salarios vuelve a haber margen para una nueva devaluación.

 

Difícil 2019

 

Con todo, Malic y Rubini ven complicaciones para la meta de 32%. “Tenés que vender muchos dólares y sacar una comunicación urgente del BCRA que diga que en 30 o 60 días las cerealeras tienen que liquidar divisas. Si no, te vas al riesgo de una aceleración inflacionaria importante”, dijo Rubini.

 

Para Furiase la situación del 2018 lejos está de ser holgada, pero más le preocupa la meta 2019, que es de 21% (y no cumplirla será otro dealbreaker): “Claramente es un riesgo no cumplir la meta. A mí me preocupa más la del 2019. Bajar hasta 21% desde los niveles de alrededor de 30% a los que vas a terminar en 2018 es complicado”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *