La crisis cambiaria generaría un aumento de la pobreza

Luego de una gran mejora en el segundo semestre de 2017, el índice de pobreza (cuya reducción es un objetivo central del Gobierno) podría registrar un retroceso en 2018

 

Por Juan Manuel Antonietta 

 

En diciembre del año pasado, el porcentaje de pobres según el Indec fue de 25,7% y así, según comparaciones de institutos privados como el Cedlas, el Gobierno obtuvo el mejor resultado de los últimos quince años en pobreza. Pero al día siguiente de que se dio a conocer ese resultado, desde el equipo económico ya existía la preocupación de un posible rebote del indicador dada la alta vara que quedaba (y aún no habían arrancado los complejos meses de abril y mayo).

 

La fuerte devaluación del peso, la caída de la actividad (todos los caminos apuntan a una recesión) y la aceleración de la inflación (hoy todos hablan de 28-30%) hacen que ese temor quede muy cerca de ser materializado. Si bien el Gobierno señala que la pobreza que se de a conocer en este primer semestre debe ser comparada con el 28,6% del primer semestre de 2017, el deterioro ya está descontado .

 

La Canasta Básica Total (CBT) presentó en mayo un crecimiento acumulado de 12,9% en lo que va del año y 28,4% en los últimos doce meses. Por su parte, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) avanzó 12,5% entre diciembre y mayo y 24,9% interanual.

 

La situación

 

En el EMAE que mide el Indec se observa una desaceleración de la actividad y la desestacionalizada se mantiene prácticamente estancada desde enero de 2018 cuando alcanzó los 154,1 puntos, casi el mismo valor que en marzo (153,6).

 

Asimismo, en el frente nominal, la consultora Ecolatina espera que se alcance la (ex)meta de 15% en los primeros seis meses del año.

 

Martín Alfie (Radar) explicó que el primer trimestre de 2018 fue bueno en actividad, pero la economía experimentó una aceleración de la inflación y, agregó: “El segundo trimestre presentó un resultado malo en actividad y muy malo en inflación”.

 

Según Alfie, la aceleración de la inflación y la caída de la actividad de los últimos meses son factores que impactarán negativamente en la pobreza. “La pobreza es muy sensible a la inflación y más aún cuando el aumento de los alimentos fue un componente central”, agregó.

 

La pobreza en Argentina

 

Martín Trombetta, doctor en economía de la UNGS, manifestó a El Economista que “no es probable que la fuerte reducción de la pobreza de 5% en el segundo semestre de 2017 se pierda en solo un trimestre malo pero, de encadenarse tres trimestres malos, es muy posible que ocurra”. El experto en mercado de trabajo explicó que los deciles más bajos viven mayoritariamente de salarios informales y jubilaciones, que son los que más han perdido
poder adquisitivo.

 

“En los hogares típicamente pobres los ingresos más importantes son de jubilaciones y pensiones o bien hogares populosos en los cuales hay muchos adultos jóvenes y niños que no generan ingresos o los generan muy bajos”, dijo Trombetta y aclaró que la política social es fundamental, pero viene corriendo de atrás.

 

“Entre los hogares pobres, muchos jefes de hogares son jubilados, con lo cual están muy atados a la evolución de las jubilaciones y los salarios informales que no luce prometedora en el marco de la reciente reforma previsional y del enfriamiento económico”, indicó, y concluyó que es probable que la pobreza aumente cerca de 2%. “El panorama de la pobreza es difícil”, concluyó.

 

 

Las familias

 

En diálogo con El Economista, el diputado Daniel Arroyo (ex N°2 de Desarrollo Social) indicó que “es evidente que está aumentando la pobreza y la próxima medición va a mostrar un salto grande”. Entre las principales causas, señala el gran incremento de los precios de las tarifas, el transporte y los alimentos, que están implicando un fuerte aumento de los costos fijos de las familias.

 

A esta difícil situación en los precios, se agrega, dice el dirigente del Frente Renovador, que las familias tienen menos ingresos que el año pasado. “La pobreza está muy asociada a las changas de la construcción y el textil”, explicó. Así, se da una combinación muy complicada: todo está más caro y hay menos ingresos.

 

Para el diputado, la indigencia se va a incrementar fuertemente porque la CBA ha pegado un salto de 4,8% en la última medición. “La situación está empeorando mucho y los próximos datos de pobreza del Indec lo van a reflejar”, avizora.

 

“Hay un dato que no mira el Indec que es muy determinante que es el endeudamiento de las familias: como a la gente no le alcanza la plata, se endeudan para hacer frente a sus gastos básicos pagando en cuotas, recurriendo a la financiera del barrio a tasas del 150% anual”, alertó Arroyo.

 

El rescate del Gobierno

 

Desde el equipo económico han señalado que si el ajuste que viene perjudica a los más pobres, será compensando con un aumento del gasto social que está acordado con el FMI. “Si vemos o consideramos que la pobreza puede aumentar, tenemos la salvaguarda para subir el gasto público que remedie esa situación particular, por ejemplo, la AUH”, declaró Guido Sandleris al diario Clarín.

 

Alfie aclaró que es cierto que hay una salvaguarda, que es técnicamente posible de poner en marcha, pero concluyó: “En un marco de ajuste importante de las cuentas públicas, la caída de la actividad puede no llegar a ser compensada por esta salvaguarda”, dice.

 

Según Arroyo, la tendencia es hacia el crecimiento de la pobreza, la desocupación y el crecimiento de la deuda. “El Gobierno está encarando el peor camino en materia social”, concluyó.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *