El Gobierno propone diálogos sectoriales luego del paro

27 de junio, 2018

 

Durante la jornada de protesta de la CGT, el Gobierno intentó desacreditar el paro destacando su carácter políticopartidario y señalando el costo económico que le medida ocasionó, dejó en claro que no está en discusión el sentido de la política económica y destacó la necesidad de avanzar en acuerdos posibles con los sectores más propensos al diálogo, por lo que dejó abierta la puerta para futuros acuerdos. Ayer se produjo ese primer intento de negociación posible. Parcial, sectorial. Lejos todavía de la central obrera como principal interlocutora, pero sin dinamitar los puentes existentes. La promocionada mesa de diálogo es el ámbito que piensa el Gobierno, más allá de los desencuentros.

 

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, marcó algunos contornos de esos encuentros y mostró cierta inquina del Gobierno con los dirigentes sindicales. “Nosotros no creemos que haya otro camino que no sea el del diálogo, ser transparentes y reconocer los desafíos que hay”, señaló Peña. Y ratificó la decisión de “seguir trabajando todos juntos: sector empresario, sindical y Gobierno, sobre una agenda en desarrollo”. En tanto, admitió meses más sombríos para la economía argentina, a pesar de su optimismo de mediano plazo. Mientras que fue el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, el funcionario que le dio cuerpo a esa decisión. Se reunió con el titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, y al titular de la Uocra, Gerardo Martínez, uno de los referentes de los llamados “independientes”, aliados de los “gordos” en la interna de la CGT.

 

“Tenemos el mismo objetivo que es tratar de preservar a las obras de infraestructura que es lo que le cambia la vida a la gente. Además, hablamos de instrumentos o herramientas para darle más impulso a todas las obras de infraestructura a lo largo y a lo ancho del país”, señaló Frigerio luego de la reunión que se llevó a cabo en la sede del gremio de la construcción. Ambas partes llegaban al encuentro con preocupaciones en ascenso respecto del impacto en los recursos para obras que suponen el intento de reducción del déficit fiscal, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la discusión futura del Presupuesto 2019. “Vamos a sostener el nivel de inversión, regularizar el sistema de pagos y respetar la pauta presupuestaria. En julio vamos a mejorar el ritmo de pagos y en agosto va estar normalizado”, se llevaron como respuesta del ministro. Los mecánicos de Smata serán los próximos interlocutores elegidos. Más allá del trazo grueso planteado por Peña y el gesto político que significó la reunión de ayer con la Uocra, es el ministro de Trabajo Jorge Triaca el que estará a cargo de esos acuerdos posibles. Mientras que queda dando vueltas los cinco puntos del petitorio de la CGT que originaron el paro. De éstos, la reapertura de las paritarias en algunos sectores de actividad es la más viable. En tanto, la devolución de fondos de las obras sociales es la promesa que podría volver a acercar a las partes.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *