“Entre enero y mayo, se fugaron U$S 13.601 millones”

22 de junio, 2018

Entre enero y mayo, Argentina perdió U$S 13.601 millones por fuga de capitales y como resultado de la crisis cambiaria. “Ese fenómeno se agravó por la remisión de utilidades, el rojo por turismo y el pago de los intereses de la deuda externa”, dice la diputada (y economista) Fernanda Vallejos en un comunicado. Si se computan esos egresos, “la cifra asciende a U$S 19.230 millones en el mismo período”.

 

“La enormidad de los desbalances externos ponen de manifiesto que el acuerdo inconstitucional entre (Mauricio) Macri y el FMI no ofrece ninguna solución a la inconsistencia del modelo neoliberal. Resolver la crisis exige una administración comercial inteligente, una política de control sobre la fuga, una legislación que le ponga fin a la corrupción off shore y una política que restituya el abastecimiento de divisas con oferta genuina de dólares”, dice Vallejos. “O sea, Argentina necesita otro modelo económico”.

 

La fuga (técnicamente, la Formación de Activos Externos –FAE-), trepó a U$S 13.601 millones en el periodo enero-mayo, “el equivalente al 90% de los U$S15.000 millones correspondientes a la primera entrega” del acuero con el FMI.

 

“Además, a la fuga debe sumársele una salida en concepto de remisión de utilidades por un total de US$ 619 millones en 2018; por la salida por turismo, US$ 4.082 millones y por el pago de intereses netos, US$928, lo que agrava aún más el rojo externo”. Esas son algunas de las definiciones del informe de Proyecto Económico, el equipo técnico que conduce Vallejos y, seguramente, el discurso económico que presentará la oposición en la campaña presidencial.

 

Sin embargo, dice el duro comunicado, el rojo externo no termina ahí. El informe estima que, en la segunda mitad de 2018, el drenaje de dólares escalaría a US$ 23.000 millones, totalizando US$ 46.000 millones, “monto superior al desembolso de U$S 21.000 millones que formalizaría el FMI hasta fin de año, siempre y cuando el Gobierno cumpla las condiciones que pactó con el organismo en las revisiones trimestrales”. Agrega Vallejos: “No obstante, si se incluyen los fondos necesarios para renovar el capital de la deuda, el dinero del FMI no lograría cubrir la salida de divisas”.

 

En otro tramo del trabajo de Proyecto Económico, Vallejos y su equipo recuerdan que “la gestión Macri se ha caracterizado por una abultada salida de divisas estructural”. En este sentido, consigna que “entre diciembre de 2015 y mayo de 2018, ingresaron en términos netos US$14.368 millones por comercialización de bienes, US$10.911 millones por inversiones de cartera y US$6.264 millones por ingreso de capitales mediante la compra de títulos-valores en el mercado secundario”. Mientras que,en el mismo período, “hubo déficit en turismo por US$20.012 millones, US$5.643 millones en remisión de utilidades, US$6.162 millones de intereses netos, US$47.579 millones de fuga de capitales y US$5.032 millones por otros movimientos de capital. En total, las salidas estructurales fueron de US$ 84.428 millones”.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *