¿Cuánto durará la pax cambiaria?

Si no hay nuevos shocks, dicen en Ecolatina, el “billete” seguirá calmo, pero luego volverá a subir y cerraría 2018 cerca de $30

La semana financiera que pasó fue más calma y fue la primera, en casi 3 meses, en la que el dólar bajó, como señaló Martín Redrado. Ayudaron varios factores: el upgrade de MSCI, el primer desembolso del FMI y las medidas aplicadas por Luis Caputo, nuevo N°1 del BCRA.

 

 

La gran pregunta es si la pax cambiaria es transitoria y pasajera o llegó para quedarse. Sobre eso opinaron 2 informes difundidos el fin de semana: uno del Banco Ciudad y otro, de Ecolatina.

 

“En la última semana, a partir de los cambios en la conducción del BCRA y dentro del gabinete nacional, se pusieron en marcha un conjunto de medidas tendientes a reforzar la oferta y contener la demanda de divisas, apuntando a estabilizar el mercado cambiario, algo clave para una economía altamente dolarizada como la argentina, donde movimientos bruscos del tipo de cambio pueden ser disruptivos. A ello se sumó tanto el desembolso del primer tramo del programa Stand-By acordado con el FMI, tras la aprobación definitiva del Directorio, como la recategorización de Argentina como economía emergente por parte de MSCI, otro elemento que contribuyó a cambiar el humor en los mercados. Como resultado, la cotización del dólar detuvo su tendencia ascendente, llegando incluso a orientarse a la baja en las últimas dos jornadas, a lo que se sumó un alza de la Bolsa y una ligera recuperación de los precios de los bonos”, dicen desde la entidad bancaria.

 

Desde Ecolatina dicen que la pax puede durar un tiempo. “El dólar cederá levemente en los próximos días, aunque de manera transitoria”, dicen. ¿Por qué “de manera transitoria”? El motivo es que si hay un nuevo shock (tanto interno como global), el tipo de cambio volverá a subir y el BCRA no tendrá posibilidad de usar sus herramientas clásicas, es decir, vender reservas. “Como parte de las condicionalidades impuestas por el FMI, el Gobierno redujo sus grados de libertad para intervenir en el mercado cambiario. Por lo tanto, cualquier episodio de stress internacional o doméstico –político o económico- se traducirá en mayor medida en una depreciación del peso”, dicen. Potenciales shocks puede ser las elecciones en Brasil o las tasas de la Fed, “así como los vaivenes políticos o económicos en el escenario local”.

 

Luego de la calma, dicen en Ecolatina, el dólar volverá a retomar su senda alcista para merodear los $30 hacia fines de 2018. “Concretamente, conforme a nuestras proyecciones el tipo de cambio se mantendría relativamente estable en las próximas semanas –y la tasa de interés en pesos también, rondando la zona de 40%- para retomar su sendero alcista durante agosto. Esta dinámica obedecerá a la suba de precios y a que una de las principales condicionalidades del FMI es la flotación casi libre del tipo de cambio –el Tesoro puede intervenir, pero el BCRA debe acumular US$ 5.500 millones de reservas por trimestre por lo acordado con el FMI, de modo que el accionar público es acotado-. Por lo tanto, estimamos que se preservará una parte sustancial de la competitividad ganada en los últimos dos meses”, argumentan.

 

En concreto, el “billete” acumularía una suba superior a 50% en 2018, duplicando a la inflación y más que corrigiendo el atraso de 2017 (cuando el tipo de cambio creció 18,5% y los precios avanzaron 25%).

 

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *