Chubut: un poco de oxígeno para Arcioni

Sin embargo, la situación fiscal y financiera de la provincia es muy endeble todavía

 

“Es muy preocupante el cóctel que genera la recesión y la desocupación. Trelew-Rawson por encima del 12% como se conoció esta semana nos obliga a redoblar los esfuerzos en un camino que ya iniciamos en busca del fin del pago escalonado”, señaló el gobernador Mariano Arcioni, a modo de radiografía en estos días, respecto del paro general de la CGT.

 

“Hay señales hacia la clase política que hay que escuchar y actuar en consecuencia”, señaló el gobernador. En este contexto, ayer el mandatario chubutense intercaló buenas con malas. Por un lado, pudo cerrar las complicadas paritarias con los gremios ligados a la administración estatal (ATE, UPCN y SOYEAP). Por el otro, no pudo replicar esa buena noticia con los gremios docentes, con los que su administración protagonizó incidentes en Rawson, capital de la provincia, con represión, gas pimienta, corridas y balas de goma.

 

La situación fiscal y financiera de la provincia es endeble. Y la conflictividad social, en ascenso, más allá de estos acuerdos. El secretario general del sindicato de Luz y Fuerza Regional Patagonia, Héctor González, hizo una caracterización que resonó en los despachos de Arcioni. “En cualquier momento se viene un Chubutazo, en función de lo que pasa, porque es evidente que la gente se va a cansar y va a salir a la calle. Hay más ajuste, menos obras, más gente expulsada de su trabajo”, sostuvo

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *