El BCRA mantuvo la tasa en 40% y adelantó cambios en la política monetaria

La autoridad monetaria admitió que en junio hubo una “aceleración adicional” de la inflación combinada con una desaceleración en la economía

El BCRA mantuvo la tasa en 40% y adelantó cambios en la política monetaria

 

El BCRA mantuvo inalterada en 40% su tasa de política monetaria. La autoridad monetaria admitió que en junio hubo una “aceleración adicional” de la inflación combinada con una desaceleración en la economía. Además, adelantó que habrá “cambios en el marco y el accionar de la política monetaria”, que serán anunciados antes de la próxima decisión relevante, programada para el martes 10 de julio.

 

La entidad que preside Luis Caputo reconoció “la presencia de riesgos de mayor inflación a la esperada en caso de un traspaso del tipo de cambio a los precios minoristas mayor
al previsto” y que “se estima que el PIB se desacelere a un crecimiento cercano al 1% en 2018, antes de retomar tasas superiores en 2019”.

 

En ese marco, “el BCRA mantendrá el actual sesgo contractivo para el impulso monetario hasta que la trayectoria de la inflación, así como las expectativas de los agentes de mercado, se alineen con la meta de 17% en diciembre 2019” y ratificó que seguirá interviniendo en el mercado secundario de Lebac para “reforzar la señal de política monetaria”.

 

El comunicado de la autoridad monetaria señaló que “luego de observar un aumento en la inflación subyacente de mayo, con el IPC del Indec mostrando una variación de 2,1% para el nivel general, y 2,7% para el componente núcleo, los indicadores de alta frecuencia muestran una aceleración adicional en junio” producto de “los efectos directos e indirectos de una significativa inestabilidad cambiaria en las últimas semanas”.

 

“La experiencia reciente sugiere que la actividad económica puede tardar algunos meses más en recuperar su anterior vigor”, reconoció la entidad

 

“Con una inflación interanual a mayo de 26,3% para el IPC, la perspectiva actual sigue demandando el mantenimiento del sesgo contractivo de la política monetaria”, señaló.

 

Sin embargo, la entidad planteó que “los últimos datos disponibles, a junio 22, ya muestran una deflación en la semana previa, y las proyecciones de la subgerencia general de Investigaciones Económicas del BCRA sugieren una desaceleración en las semanas siguientes”. “Con un promedio esperado entre julio y septiembre menor a 2% mensual, mostrando una reducción creciente a medida que nos alejamos del shock de precios de las últimas semanas”, agregó.

 

Respecto de la actividad económica, aseguró que “siguió mostrando vitalidad hasta marzo, pero indicadores sectoriales de abril y unos pocos datos de mayo muestran una temporaria desaceleración, en parte explicado por el efecto ingreso que la reciente aceleración inflacionaria está generando” y por “la extraordinaria sequía que padeció el sector agroexportador”. En ese sentido, el BCRA admitió que “la experiencia reciente sugiere que la actividad económica puede tardar algunos meses más en recuperar su anterior vigor”.

 

“Las autoridades del BCRA se comprometen a seguir monitoreando el comportamiento de la inflación en los próximos meses, decididos a introducir acciones correctivas en caso de ser necesarias para lograr su meta de inflación”, finalizó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *