Argentina presentó su Carta de Intención

Allí formaliza el pedido, detalla su plan y explica el uso que le dará a los fondos

Hoy se conoció la Carta de Intención que Argentina presentó ante el FMI. Allí formaliza el pedido de ayuda financiera y detalla el plan económico.El Gobierno solicita el apoyo del FMI a este plan económico. El plan ha sido diseñado por el gobierno argentino y consideramos que es el adecuado teniendo en cuenta nuestra situación política, económica y social actual. Como parte de este apoyo, estamos solicitando formalmente un Acuerdo Stand-By del FMI por un período de 36 meses, por un monto de DEG 35.379 millones (equivalente a aproximadamente US$ 50.000 millones, o el 1.110% de la cuota de Argentina con el FMI). Planeamos desembolsar el primer tramo (US$ 15.000 millones) luego de la aprobación del programa, la mitad del cual se utilizará como apoyo presupuestario. El resto de los tramos serán tratados como precautorios”, dice la misiva.

 

“Planeamos desembolsar el primer tramo (US$ 15.000 millones) luego de la aprobación del programa, la mitad del cual se utilizará como apoyo presupuestario, y el resto de los tramos serán tratados como precautorios”, dice la misiva

 

“Es importante destacar que nos comprometemos a que la carga de la recalibración necesaria de la política fiscal sea compartida equitativamente, protegiendo por completo a los sectores más vulnerables de nuestra población. En nuestro programa, planeamos sostener el gasto en asistencia social y, en el improbable caso de que la situación social se deteriore, nos comprometemos a destinar recursos adicionales al financiamiento de nuestros programas de asistencia social más efectivos”, dice la carta.

 

La cuestión de género también estuvo presente. “También pretendemos utilizar esta oportunidad para tomar medidas importantes que permitan abordar las inequidades de género arraigadas en el sistema económico argentino”, dice y agrega: “Uno de nuestros objetivos para este programa es garantizar que las mujeres reciban un trato equitativo y puedan acceder a las oportunidades económicas que les corresponden”.

 

“Solicitamos que el FMI respalde a Argentina en medio de este panorama internacional más desafiante (…) Para demostrar nuestro compromiso con este plan, el 7 de junio ya anunciamos nuestra intención de acelerar la convergencia al equilibrio fiscal primario y bajar la inflación en un marco de política monetaria más consistente e institucionalmente más sólido. Creemos que estas políticas y las establecidas en el MPEF adjunto son las adecuadas para alcanzar los objetivos macroeconómicos y financieros de nuestro plan”, dice la misiva firmada por Nicolás Dujovne y Federico Sturzenegger.

 

“Sin embargo, tomaremos medidas adicionales para alcanzar estos objetivos si fuera necesario. Consultaremos con el FMI sobre la adopción de estas medidas adicionales y también ante revisiones a las políticas incluidas en el MPEF, de acuerdo con lo que establecen las normas de los acuerdos del FMI. Continuamos, por supuesto, comprometidos con mantener la habitual política de diálogo con el staff del FMI y con proveer los datos e información que soliciten para de monitorear la implementación del programa. Reafirmando nuestro compromiso con la transparencia, damos nuestro consentimiento para que el FMI publique esta carta, el MPEF, el Memorándum de Entendimiento Técnico, y los documentos de la Junta Ejecutiva”, concluyen Dujovne y Sturzenegger.

 

Los objetivos, según las propias palabras de los funcionarios.

 

  • Restaurar la confianza del mercado a través de políticas macroeconómicas que disminuyan las necesidades de financiamiento del gobierno nacional y pongan nuestra deuda pública en un firme sendero descendente.
  • Fortalecer el marco institucional y de metas de inflación del BCRA reforzando su autonomía y estableciendo un sendero para la inflación realista, que tome en cuenta las implicancias de la reciente volatilidad del mercado pero, no obstante, busque bajar la inflación a un dígito para fines de 2021.
  • Disminuir las tensiones en nuestro balance de pagos permitiendo operar flexiblemente a nuestro tipo de cambio como un amortiguador de shocks, incrementando nuestras reservas internacionales, disminuyendo nuestro déficit de cuenta corriente, y reduciendo nuestras necesidades de financiamiento externo.
  • Proteger a los sectores más vulnerables de la carga de esta necesaria recalibración de la política económica.
  • El objetivo final de este plan es dinamizar la actividad económica, crear nuevos empleos, hacer más atractivo invertir en nuestra economía, reducir la pobreza, mejorar la cohesión social y elevar los estándares de vida de todos los argentinos.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *