Urtubey y Schiaretti, puentes insuficientes para la Casa Rosada

Los gobernadores de Salta y Córdoba, con sus matices, se ofrecen como interlocutores del Gobierno, pero no aseguran mucho más

 

Uno estuvo ayer en la Casa Rosada, para encontrarse con el presidente Mauricio Macri y ofrecerse como interlocutor del oficialismo ante la convocatoria a un gran acuerdo nacional. El otro se opuso al proyecto para frenar el aumento de tarifas que ya tiene media sanción en Diputados y que hoy tendrá despacho de comisión en el Senado para llegar al recinto. Tanto el salteño Juan Manuel Urtubey como el cordobés Juan Schiaretti aparecen como los dos gobernadores más cercanos al Gobierno, opositores moderados y negociadores. Pero no son engranajes suficientes para sumar apoyos en la medida en que los necesita la gestión del presidente Mauricio Macri. Porque no pueden encolumnar mecánicamente al resto de sus pares, porque no tienen el liderazgo suficiente para eso. Y porque tampoco pueden asegurar que sus propios legisladores voten de acuerdo a esas negociaciones.

 

“Aceptamos el ofrecimiento del Gobierno Nacional de trabajar en un gran acuerdo nacional”, señaló Urtubey, al retirarse del despacho presidencial. “El acuerdo nacional lo propone el Gobierno. Frente a esta situación compleja no hay que negarse a hablar”, sentenció el mandatario salteño. Aunque expresó sus reparos. “Estamos trabajando para que las variables de ajuste no lleguen a la obra pública”, señaló al respecto. Este en particular es el tema que más preocupa a los gobernadores. Schiaretti y Urtubey incluidos. “Hay que buscar competitividad bajando el déficit fiscal, pero garantizando competitividad a los sectores productivos”, apuntó. “Aparentemente no hay condicionamientos del FMI”, señaló en la misma Casa Rosada.

 

A pesar del apoyo ofrecido, Urtubey no puede asegurar contener la ofensiva opositora por tarifas. De hecho, sus legisladores nacionales acompañaron el proyecto en el que confluyen el interbloque de Argentina Federal, el Frente Renovador y el Frente para la Victoria. Y Pablo Kosiner, su mano derecha en términos parlamentarios, ofició de promotor entusiasta. Algo parecido sucede con Schiaretti. En este caso, el cordobés fue más explícito respecto de la facultad exclusiva del Ejecutivo para determinar la política tarifaria. Pero sus diputados votaron sin fisuras a favor y lo mismo sucederá con Carlos Caserio, el senador nacional por Unión por Córdoba. Desde Cambiemos le critican un supuesto “doble juego”. Su coterráneo Mario Negri, sobre todo.

 

“Es necesario aliviar el costo de las tarifas de servicios públicos a las familias argentinas, para lo cual debe sancionarse una ley que temporalmente baje el IVA a los consumos domiciliarios de gas, energía eléctrica y agua. Bajando el IVA, aportamos a ese alivio Nación, provincia y municipios”, sostuvo ayer Schiaretti en un comunicado. A través de ese texto también comunicó que se ausentaba de la reunión de las Comisiones de Derechos y Garantías, de Minería, Energía y Combustibles y de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Senadores de la Nación. “Por motivos de agenda”, sostuvo. Desde el interbloque de Cambiemos habían convocado a los gobernadores como una estrategia para poner en evidencia el voto favorable de muchos de los legisladores que responden a los gobernadores “moderados”.

 

Schiaretti, no obstante, tampoco escatima algunas críticas. Por caso, reitera a cuanto interlocutor quiera escucharlo que el problema no son las provincias, sino la Nación en términos de déficit. Su ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, le aportó el dato: el Estado Nacional tiene un déficit creciente del 6% del Producto Bruto Interno, mientras que las provincias, en conjunto, sólo acumulan un rojo del 0,5%.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *