Pronostican que el PIB de Brasil subirá 2,5%

Una de las pocas buenas noticias externas

 

En Brasil, ahora esperan menos inflación y menos crecimiento, según surge del informe Focus que elabora semanalmente el Banco Central con las proyecciones de los analistas del mercado. El pronóstico de crecimiento del PIB pasó de 2,70% a 2,51% mientras que hace cuatro semanas se ubicaba en 2,76% pero se mantuvo en 3% para 2019. En cuanto a la producción industrial, la corrección fue mínima, de 3,81% a 3,80%.

 

En materia de inflación, se espera que el Indice de Precios al Consumidor Amplio suba 3,45% en 2018, ligeramente por debajo de 3,49% proyectado la semana pasada pero se produjo el movimiento contrario en el IPCA de los próximos doces meses que pasó de 4,12% a 4,21%. De todas maneras, son porcentajes que se ubican por debajo la tasa central de la meta de inflación que es de 4,5%. La semana pasada se informó que la inflación de abril fue de sólo el 0,22% y eso influyó en el ajuste a la baja de las proyecciones para este año.

 

En este marco se espera que la tasa Selic se ubique en 6,25% a fin de este año. En la actualidad está en 6,50% pero esta semana el Banco Central de Brasil podría decidir el recorte de un cuarto de punto. Ese movimiento se daba por descontando pero en los últimos días surgieron dudas a partir de la devaluación del real y la compleja situación que atraviesan otras monedas de mercados emergentes.

 

Los analistas prevén que el dólar, que se está valorizando contra el resto de las divisas, se cotice a 3,40 reales a fin de año mientras que hace un mes se proyectaba a 3,30. Ayer, la moneda estadounidense siguió subiendo contra el real y muchos analistas entienden que al rally alcista aún le queda recorrido.

 

El saldo positivo de la balanza comercial esperado para 2018 subió levemente al pasar de US$ 55.000 millones a US$ 55.600 millones mientras que el del año que viene se mantuvo en US$ 46.000 millones.

 

Posta de preocupaciones

 

La fuerte recesión que sufrió Brasil en 2015 y 2016 afectó mucho a Argentina porque es su principal socio comercial y tiene enorme preponderancia como destino de las exportaciones industriales. El crecimiento de 1% en 2017 trajo alivio y las perspectivas de una expansión de 2,5% es una buena noticia para Argentina, tal vez la única que en este momento venga desde el exterior. Pero ahora, corrida cambiaria mediante, se invirtieron los roles y es Brasil el que está preocupado por lo que ocurre con su socio que es el tercer destino para sus exportaciones luego de China y Estados Unidos. Una Argentina que crece menos y cuya moneda gana competitividad es un escenario que en Brasil se mira con lógica preocupación porque el intercambio bilateral explica el 14% su superávit comercial, el segundo en importancia luego del que registra con China.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *