Primeros rechazos (tibios) de la CGT a la reforma

El posible cambio en el cálculo de las indemnizaciones es el que genera más rechazo entre los sindicalistas

 

Luego del envío, el viernes pasado, de los tres proyectos de reforma laboral que el Ejecutivo tenía en las gateras y con los que había desistido de avanzar en diciembre pasado, luego del engorroso tratamiento de la reforma previsional, la CGT mostró sus primeras reacciones. De rechazo, en general. Atravesadas por voces de sorpresa, en algunos casos. Y de preocupación, en otros. Pero tibias, de todos modos. Con el triunvirato en retirada y sin definiciones todavía sobre cuando se definirá su sucesión, la central obrera empezará a debatir a partir de hoy algún esbozo de postura compartida.

 

En su momento y luego de varios encuentros con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, el triunvirato se había mostrado partidario
a una reforma. Con eje en el blanqueo. La discusión previsional, en el diciembre caliente pasado, cambió los tantos. La central cuestionó aspectos no negociados en las instancias previas y alejó la posibilidad de discutirla en el recinto. Ahora, el Gobierno vuelve a la carga. Con algunos aspectos ríspidos, aún para dirigentes “moderados”. Por caso, la modificación del artículo 245 de la Ley de Contrato de Trabajo que cambiaría el cálculo de la indemnización por despido hacia la baja. Mientras que se azuza el fantasma de la “flexibilidad laboral”.

 

Celebraciones

 

La situación de Brasil, inesperadamente, atravesó la mirada de los triunviros durante la celebración del 1º de Mayo. Héctor Daer, del sindicato de Sanidad, recibió a la expresidenta Dilma Rousseff en la sede de la calle Azopardo. En tanto, Juan Carlos Schmid, de Dragado y Balizamiento, participó de una actividad en Curitiba, en los alrededores de la prisión donde se encuentra detenido Lula da Silva.

 

Daer no se refirió a la reforma, respecto de la cual se había manifestado propenso hace unas semanas. Schmid, por su parte, sí fue más taxativo: “Ya he manifestado que no hay confianza en las propuestas del Gobierno, porque primero dice una cosa y termina haciendo otra. Si en el proyecto aparece este tema de rebaja de indemnización ante despidos, lo voy a rechazar”, dijo desde Brasil. Y agregó: “Muchos vamos a rechazar este proyecto. El anterior fue en realidad un ensayo para terminar sancionando la ley de reforma previsional”.

 

Rechazos

 

Entre los dirigentes más duros con la reforma y la situación de la CGT estuvo Omar Plaini, del Sindicato de Canillitas. “Nos encontramos frente a un 1° de Mayo en peores condiciones para los trabajadores, por más que el Gobierno lo quiera disimular u ocultar. No se ven síntomas de que el Gobierno vaya a modificar algunas de sus políticas”, sostuvo Plaini, que también exigió un plan de lucha.

 

Por su parte, las posiciones más contrarias provinieron de los partidos de izquierda y de los movimientos sociales. Los primeros
marcharon ayer a Plaza de Mayo y convocaron a la “unidad de la clase obrera”. Los segundos, lo hicieron desde desde Constitución hasta el monumento Canto al Trabajo y anunciaron que el plan de lucha continúa con una Marcha Federal el próximo 28 de mayo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *