El peor del mundo el lunes y el mejor del planeta el martes

El lunes, el mercado local estaba aterrado y el peso fue la peor moneda del mundo: un días después, mientras el dólar subió en el mundo, fue la mejor moneda

 

Por Luis Varela 

 

En el mejor día de lo que va de esta crisis, el Banco Central con ayuda de grandes inversores privados lograron dar vuelta la estampida del dólar y lo que hasta el lunes fue la corrida más difícil de los últimos años, ayer se convirtió en un día con el dólar en franco retroceso.

 

Mientras varios referentes del establishment siguen pidiendo un dólar de al menos $ 26, el precio del billete achicó ayer valores de manera contundente: el tipo de cambio minorista oficial bajó nada menos que 89 centavos hasta $ 24,63 y el blue retrocedió 2 pesos enteros hasta $ 24,80, con el dólar mayorista desplomándose 95 centavos hasta $ 24,05.

 

Con estos valores, la palabra más utilizada ayer en el microcentro porteño fue ciclotimia, ya que mientras el dólar apuntaba en Buenos Aires claramente hacia abajo, en el mundo el billete verde estaba firmemente hacia arriba contra todas las monedas del mundo.

 

Efectivamente, después de una paliza que duró toda la primera quincena, ayer el peso argentino fue la única moneda del mundo que subió contra el dólar, ya que el billete estadounidense fue impulsado a nivel mundial, porque la tasa larga de Estados Unidos trepó de 3% a 3,07% anual, su nivel más alto desde 2011.

 

Con los bonos del Tesoro de EE.UU. pagando una tasa más alta y con la perspectiva de que ese interés llegue al 4% anual antes de fin de año, se produjo en el mundo una baja en los bonos de casi todo el planeta, con los inversores volando hacia la órbita dólar y debilitando al resto de las monedas.

 

Por eso ayer, el billete norteamericano estuvo muy firme en toda América Latina. Pero el billete norteamericano también subió ayer contra las principales monedas del hemisferio norte, tanto que en lo que va de esta semana el dólar sube 0,9% contra el euro y el yen y 0,7% contra el yuan, solo está un poco más en línea contra la libra esterlina y el franco suizo.

 

Pero esta suba mundial del dólar encontró esta vez al mercado argentino bastante más tranquilo, con el BCRA repitiendo la estrategia del lunes: ofreciendo US$ 5.000 millones a $ 25 pesos de entrada, por lo que en la práctica los valores del mercado quedaron por debajo de ese nivel.

 

Aunque debe remarcarse que en las mesas se dijo que el Central vendió pocos dólares y que las manos principales de la oferta del día vinieron de parte de exportadores, que liquidaron divisas luego de tres semanas con muy poca participación, lo cual es una tranquilidad ya que la plaza local vuelve a dar muestras normales de oferta y demanda.

 

Sin embargo, a última hora se conoció un dato que debe ser monitoreado: por operaciones de futuro realizadas en días anteriores, el BCRA perdió ayer reservas por US$ 687 millones, por lo que ahora quedan US$ 52.724 millones, ya que desde los picos de enero se perdió el 22,2% de las tenencias que poseía Reconquista 266.

 

Por supuesto, otro de los temas que estuvo en el centro del escenario fue la licitación de las Lebac, porque vencían papeles por $ 615.977 millones, hubo ofertas por $ 630.408 millones, y se adjudicaron títulos por $ 620.930 millones, por lo que finalmente (en lo que se temía iba a ser una huida de inversores) se terminó convirtiendo en una suba en el stock en circulación de $ 5.052 millones.

 

Además de la licitación de Lebac, el ministro de Finanzas Luis Caputo realizó otra jugada financiera muy importante: colocó dos bonos nuevos en pesos a tasa fija denominados Bote 2023 y Bote 2026, y logró absorber del mercado nada menos que otros $ 73.249 millones que recibirán tasas fijas del 19,9 y 21% anual.

 

El importante retroceso que mostró ayer el dólar en el mercado local más las renovaciones en las Lebac y la colocación de los Bote determinaron un fuerte arbitraje de títulos, con gran cambio de posición de parte de los inversores, lo cual determinó uno de los volúmenes diarios de operaciones más altos de los últimos tiempos, generando fuertes subas y bajas en el mercado secundario de bonos.

 

Mientras en el exterior se observaba una fuerte baja para los bonos de México, India, Estados Unidos, Grecia y Canadá, los títulos públicos argentinos mostraron un fuerte retroceso promedio del 0,7%, con el 86% de lo operado en bonos transado en apenas tres papeles: AY24 70%, AO20 12% y DICA 4%. Así, en los extremos hubo subas del 2% al 8% para los bonos CEDI, AA25D, CUAP, DICP, PAA0, PARAD, AA37D y TC21. Y caídas del 2% al 6% para los bonos TVPP, TVPY, TVPA, AY24, AO20, A2E2, DICA, AC17, CO26, BDC20, AN18, PARY y DICY.

 

El mercado del dinero también tuvo importantes movimientos. Hubo un poco más de tranquilidad entre los grandes colocadores de dinero, por lo que la tasa de los plazos fijos más importantes cedió del 32% al 29% anual, pero la tasa de los plazos fijos chicos debió ser mantenida en el 26% sin cambio, porque los pequeños ahorristas están todavía con mucho temor, sobre todo en un día en el que el Indec reconoció que la inflación de abril fue del 2,7% y que los supermercados están re
marcando productos con subas de hasta el 10% en mayo.

 

Y obviamente, con tantos movimientos en el dólar, en las tasas y en los bonos, la Bolsa de Buenos Aires también tuvo un día a los saltos. En la apertura los papeles subían con buen ritmo, pero en la última hora y media de negocios las cotizaciones aflojaron porque llegaron rumores de que la calificadora Morgan Stanley mantendrá sin subir a Argentina en el mercado fronterizo, en vez de elevarnos a la condición de emergentes.

 

Por eso, luego de subir hasta 4% a media rueda, la Bolsa porteña, con alto volumen de negocios ($ 1.683 millones de pesos), terminó con una famélica suba del 0,77%, con el 70% de lo operado en acciones transado en diez papeles: Grupo Galicia tuvo el 21% de los negocios, Petrobras Brasil el 9% y Banco Macro el 8%.

 

En los extremos, hubo saltos del 5% al 18% para Gas Natural, Hipotecario, Cuyana, Camuzzi, Costanera, Metrogas, Valores, Comercial del Plata, Dycasa, Quickfood, Ausol, Rosembusch, Havanna, Semino y Morixe. Mientras que hubo bajas del 1% al 8% para Santander, YPF, Colorín, Tenaris, Agrometal, Petrolera del Conosur, Petrobras Brasil, TGS, Grimoldi, Mirgor y Cablevisión.

 

Entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York hubo subas del 1% al 7% para Telecom, Francés, Edenor, Macro, Petrobras Argentina, Pampa E, Ternium, Galicia e IRSA I; y una baja del 1% para IRSA P y del 3% para YPF. Este movimiento se dio con bajas del 0,6% al 0,8% en los índices de la Bolsa de Nueva York (Alcoa y Tesla siguen perdiendo precio en Wall Street), con una baja del 0,6% en la Bolsa de México y del 0,1% en la de San Pablo.

 

Finalmente, con el dólar muy firme afuera, el petróleo siguió sostenido a más de US$ 71 por barril. Los metales preciosos estuvieron en baja: el oro perdió 1,6% y la onza de plata cedió 1,5%. Los metales básicos estuvieron mixtos: el aluminio subió 0,2%, el níquel no cambió y el cobre perdió 1%. Hubo una mejora para los granos en Chicago: la soja ganó 2%, el maíz subió 1,5% y el trigo mejoró 0,5%. Y el bitcoin bajó 3,3%, con todas las criptomonedas testeando el piso de este año.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *