Macri dio por concluida la crisis, con gestos políticos y ratificación económica

Mensaje del Presidente en la Quinta Presidencial, sin cambios de gabinete y con la exigencia de reducir el déficit fiscal

 

El presidente Mauricio Macri consideró que lo peor de la crisis cambiaria, que generó zozobra y significó una fuerte depreciación de la moneda y la pérdida importante de divisas, ya quedó atrás. Fue en la conferencia de prensa que brindó ayer por la tarde, en la Quinta de Olivos. “Consideramos superada la turbulencia cambiaria”, señaló al abrir el diálogo. “Es muy importante reconocer el momento de nerviosismo. Esto no tiene nada que ver con crisis anteriores. Hoy vivimos un clima distinto”, señaló el Presidente.

 

A su vez, Macri también ratificó los gestos políticos de apertura hacia sus socios en Cambiemos y hacia la oposición, desde que se desató lo peor de la crisis. A la ampliación la “mesa chica” hacia ministros como Rogelio Frigerio, legisladores como el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y aliados como el radical Ernesto Sanz y el referente de la Coalición Cívica, Fernando Sánchez, el Presidente volvió a ratificar la convocatoria a un “gran acuerdo nacional” con fuerzas de la oposición, entre las que incluyó al Frente para la Victoria y al sindicalismo. “Lo primero es empezar con el Presupuesto 2019. Después, si logramos lo del déficit vamos a poder estar listos para lograr cosas mayores”, consideró.

 

En ese sentido, Macri ratificó, sin matices, el rumbo económico y pidió profundizarlo, más allá o más acá del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Volvió a solicitar reducir el gasto público y el déficit fiscal, sin anunciar hasta ahora de qué manera lo haría, y reivindicó cierta mirada ortodoxa de su gestión sobre estos temas. “Tenemos que hacer un balance y entender cual es el problema central que tenemos que resolver, por más que hicimos avances. Reducir el déficit fiscal, que es una carga que nos genera vulnerabilidad. De eso dependemos para que el mundo nos preste dinero. Tenemos que corregirlo”, señaló. Y pidió acelerar esa senda. “Pusimos metas demasiado optimistas. La segunda autocrítica es que desde el 28 de diciembre hemos tenidos problemas de coordinación entre el gabinete económico y el Banco Central”, consideró.

 

Fondo

 

En cuanto al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, Macri señaló ponderó la decisión, más allá de críticas en la opinión pública que registraron las encuestas de opinión en estos días y los rechazos opositores. “El Fondo, del cual nunca nos fuimos, es una herramienta adicional que nos da más estabilidad”, señaló. Y agregó: “Este es el camino y no nos tiene que incomodar. El Fondo es una institución seria y vamos a hacer un buen acuerdo. Además, podemos ir al Fondo porque no tenemos nada que ocultar: las cosas están sobre la mesa”.

 

En ese mismo pasaje de su intervención, Macri avaló la continuidad de todo su equipo económico, a pesar de la descoordinación que había aceptado minutos antes como autocrítica. “Ratifico el equipo económico, estoy tranquilo. Es el Presidente el que designa a sus colaboradores. Encararon muy seriamente las negociaciones”, dijo al respecto. Asimismo, Macri le quitó peso a los condicionamientos que el FMI impondría para llegar a un acuerdo. “El Fondo no habló de leyes laborales. Ni tampoco tipo de cambio. Somos precisos: le decimos lo que se habla, no hay agendas ocultas. Acá nadie nos viene a condicionar”, señaló. “Ellos nos van a decir en qué números nos sentimos cómodos en la reducción, pero después como lo reducimos es un problema de nosotros”, dijo. Y mencionó, al pasar, el respaldo que obtuvo su Gobierno de parte de varios países con peso en las decisiones globales.

 

Congreso

 

En el intercambio con los periodistas, la cuestión tarifaria también formó parte del temario. “Quién más que yo quisiera no tener que aumentar las tarifas. Si hubiese habido alguna alternativa hubiese sido yo el primero en tomarla”, señaló al respecto. Y cargó culpas contra la gestión anterior. “Es mentira que estos años que no pagamos lo que valía la energía no lo pagó nadie. Perdiendo las reservas, pagamos todos”, señaló respecto de la política energética de Cristina Kirchner. También volvió sobre la comparación con los precios de los servicios en los países de la región. “Es hasta un tercio de lo que pagan los países limítrofes”, dijo. De lo que se cuidó en hablar es de si vetaría o no la eventual ley de freno a los aumentos que ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados y que el martes próximo comenzará a discutirse en el Senado, tras el plazo de una semana que parece haberle otorgado el interbloque de Argentina Federal encabezado por Miguel Angel Pichetto.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *