“La oposición no puede capitalizar el retroceso del Gobierno”

El Economista dialogó con Ricardo Rouvier sobre los coletazos políticas de la crisis de Cambiemos

 

Entrevista a Ricardo Rouvier Consultor Por Néstor Leone

 

Sociólogo y consultor político, Ricardo Rouvier analiza el mapa político en los días más complicados para el Gobierno de Cambiemos.

 

La incertidumbre resulta creciente. ¿Qué primera evaluación hace al respecto del escenario político en medio de la crisis cambiaria?

Esta es una crisis de confianza, más allá de las cuestiones técnicas, económicas o financieras. Lo que me sorprendió fue la velocidad de la crisis. Los economistas amigos, pero también los del círculo rojo, preanunciaban el problema, pero pensé que iba a tardar en llegar y que le daría aire al Gobierno hasta las elecciones. Se asustaron mucho cuando vieron que estaban rifando las reservas del Banco Central y por eso fueron al Fondo Monetario. Y alimentaron la crisis. Por impericia y por falta de conducción política. Cualquiera en estos días se creyó con derecho a decir donde debía estar el dólar. Se animó Cristiano Ratazzi de Fiat. Pero también se animaron muchos más, y ese es un indicador de lo que está pasando, de vulnerabilidad.

 

¿Cuánto se resiente el esquema de gobernabilidad de Cambiemos con esto?

Los daños colaterales no los vamos a saber hasta dentro de unos días. Estamos todavía en el medio de la tormenta. Hay que pasar el martes, con el vencimiento de las Lebac, a 40%, que es una locura. Mientras tanto se revirtió la imagen del Presidente y de su gestión: en enero de 2016 tenía 60% de imagen positiva; con algo más de 30% negativa. Ahora es al revés. Hasta dónde va a caer, no sabemos.

 

“Se revirtió la imagen del Presidente y su gestión: en enero de 2016 tenía 60% de imagen positiva con algo más de 30% negativa. Ahora es al revés: hasta dónde va a caer, no sabemos”, expresa Rouvier

 

Esto también parece golpear la base de sustento de Cambiemos.

Sí, por cierto. En octubre, Cambiemos obtuvo 42% nacional; hoy la imagen de la gestión apenas supera los 30. No hay duda de que hay pérdida. Lo que no sé es si para acá la hemorragia o sigue.

 

“Si la imagen de Macri no se recompone, (Vidal) será el gran comodín de Cambiemos para las elecciones de 2019”, dice

 

¿Cuánto impacta esto en la imagen de María Eugenia Vidal?

Vidal parece blindada, pero no al ciento por ciento. Baja, pero mucho menos que Macri. Desciende, pero le queda un margen mucho mayor. Y si la imagen de Macri no se recompone, será el gran comodín de Cambiemos para las elecciones.

 

“En estos últimos meses tuvimos un pequeño crecimiento de la imagen de Cristina”, sostiene el analista, pero agrega que “no creo que haya una salida por izquierda a la crisis”

 

¿Qué pasa con la oposición? ¿Tiene posibilidades de capitalizar el descontento creciente?

No hay capitalización neta de esa caída. En estos últimos meses tuvimos un pequeño crecimiento de la imagen de Cristina. En los estudios, lo que aumenta es el número de indecisos. Muchos de los que votaron a Macri están hoy instalados en ese “no sabe”. Y esto quiere decir que no hay alternativas.

 

¿Qué actores pueden ganar terreno, los más duros e intransigentes o los más moderados y negociadores?

No creo que haya una salida por izquierda a la crisis, si Cambiemos no logra recomponerse. Y, por izquierda, en este caso, me refiero al kirchnerismo. En ese sentido, el peronismo no kirchnerista tiene más chances.

 

Es un sector que no tiene una referencia preponderante, que se diferencie de Cambiemos.

No. Están Juan Manuel Urtubey y José Manuel de la Sota, pero no miden. La que mide mejor de la oposición es Cristina. Lo que no sabemos es si será candidata. Pero Cristina hoy no asegura ganar en un balotaje.

 

¿Qué harán los gobernadores, que de alguna manera han sido aliados tácticos del Gobierno, luego de un ajuste que se supone más duro?

La situación de los gobernadores es bastante ambigua y muy contradictoria. Por un lado, dependen del Gobierno para pagar los sueldos. Por el otro, el acuerdo con el FMI los va a obligar a un recorte en el gasto público y una caída de la obra pública, que es importante en términos económicos, pero también políticos.

 

¿Qué tipo de reacción social pueda darse frente al ajuste?

Por el momento, tanto la CGT como los movimientos sociales están expectantes. Pero nadie duda que lo que viene no es bueno para los asalariados, con un horizonte probablemente recesivo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *