La economía crecerá poco con un tasa a 40%

Con la corrida atrás (o, por lo menos, su peor faceta), se avecina la etapa de recalcular y evaluar costos

La metáfora de la frazada corta calza perfecto y ayuda a entender los escasos márgenes de la política económica por estos días (meses y años, también): mientras uno se intenta tapar los pies (por caso, frenar la inquietante corrida contra el peso) queda descubierto otra parte del cuerpo. Y esa víctima, tal como admitió Nicolás Dujovne hoy en conferencia de prensa, será el nivel de actividad, que ya venía golpeado por la sequía. En rigor, el ministro de Hacienda, dijo: “No sería serio si dijera que la suba de tasas no afecta el nivel de actividad”.

 

Ciertamente, una tasa a 40% complicará la inversión y el crédito. Precisamente, los motores del crecimiento de los últimos trimestres. Un impacto artero también tendrá el ajuste fiscal más pronunciado sobre otros de los impulsores de la actividad: la obra pública.

 

Tampoco sería serio menoscabar el pass-through, es decir, el traslado a precios de la devaluación, más allá de la reversión del “billete” en la rueda de hoy. Que se monta sobre una inflación que ya cabalgaba a 25% anual. En algunos días más, el Indec informará que los precios subieron 2,5% aproximadamente en marzo y mayo, la supuesta tierra prometida de la desinflación, no estará muy lejos.  Así, quienes veían una inflación cerca de 20% hoy están más cerca de 25% y quienes estaban arriba de 20% o en 25% hoy ya están más cerca de 30%.

 

Tampoco debe despreciarse el impacto sobre las expectativas que, nítidamente, se han deteriorado. Sin dudas, hoy están todos en un modo wait-and-see que algunos días o semanas atrás.

 

El REM que cerró el viernes pasado, y su publicó ayer, captó muy poco de los movimientos de los últimos días y, de hecho, mantuvo en 2,5% su proyección de crecimiento para 2018.  Por todo lo antedicho, hay que esperar a que baje algo más la espuma, pero los nuevos números vendrán, ciertamente, más cerca de 1%-2%.

 

Con la corrida atrás (o, por lo menos, su peor faceta), se avecina la etapa de recalcular y evaluar costos.

Te puede interesar

2 Comments

  • diego novas dice:

    tengo una solucion y me pregunto porque no lo hacen, la misma es dejar flotar el dolar hasta equiparar el frente externo logrando superavit mas todo lo que podria suponerse mejor por su efecto y a la ves como casi todo va a subir habria que bajarle los impuestos a los articulos de primera necesitad, combustible y servicios etc, para que el poder adquisitivo de la mayoria de la poblacion no se vea afectada.

  • hector eduardo morales dice:

    Lamentablemente no se puede conseguir el 100% de todo. Hacer un Paìs serio y no decadente lleva tiempo y nos va a costar. Hay que cambiar la mentalidad de los argentinos, somos populistas, inflacionarios ( que no decían que un poco de inflación hace bien?) hace màs de 70 años que hay Déficit fiscal, inflación etc. todos quieren vivir del Estado, los empresarios, los trabajadores y los que no trabajan tienen un Plan. Nos tenemos que insertar en el mundo y competir, pero nuestros políticos dicen no, hay que cuidar nuestra economía y así seguimos y seguimos en nuestra mediocridad y truchaje. Como dicen, defienden tanto a los pobres que cada vez somos màs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *