Por la devaluación del peso, dólar ya estaría en “zona FMI”

Si bien la divisa se encuentra en “zona FMI”, los analistas dudan si alcanzará para llevar el déficit de cuenta corriente a un nivel más sostenible

"A pesar del entorno desafiante, el Gobierno ha fortalecido sus planes"

 

Por Juan Manuel Antonietta 

 

Un chiste famoso dice que “los economistas han previsto nueve de las últimas cinco recesiones”. La crisis cambiaria genera que el valor del dólar de las próximas semanas sea muy incierto y ningún analista se anime a proyectar su precio, probablemente, porque quizá no lo tenga en el medio del alboroto. “No hay equilibrio en una corrida”, dijo un trader, que pide off the record, y agregó que, más allá de eso, “hoy estás en uno de los mejores niveles en cinco años”.

 

De hecho, el dólar actual ya está en la zona que pedía el FMI cuando revisó la economía de Argentina en diciembre pasado.

 

 

Algunas fragilidades de las Macrinomics finalmente repercutieron en los ahorristas produciendo que estos decidan pasarse al dólar. El efecto manada no tardó en dispararse y la demanda de dólares crece dada la experiencia de la gente que sabe que, ante la incertidumbre, el dólar es el mejor (o el único) resguardo para salir lo menos perjudicado de la crisis.

 

Algunos analistas piden que el BCRA deje flotar libremente la divisa, lo que podría arrojar un overshooting que llevaría el valor de la divisa a más de $30 para que luego descienda de ese valor. No obstante, convalidar esto sería beneficiar a los que apostaron en contra del BCRA y el accionar errático de Federico Sturzenegger quedaría aún más desdibujado.

 

“No hay equilibrio en una corrida”, dice un trader y agrega que “el dólar está en uno de los mejores niveles en 5 años”

 

Las dudas del BCRA

 

Martín Alfie (Radar) señaló, en diálogo con El Economista, que el “miedo a flotar” está vinculado con el traslado a precios y el impacto negativo que tendría en la actividad. “El pass-through en un contexto de alta inflación, bajo nivel de desempleo y credibilidad del BCRA dañada es alto”, explicó.

 

Para Matías Rajnerman (Ecolatina), con un dólar arriba de $23, la inflación cerraría por encima del 25%, por encima de los niveles de 2017, lo cual sería un retroceso importante en el proceso desinflacionario. “Producto de las señales errática del BCRA vendiendo reservas en los distintos niveles del tipo de cambio, dejar flotar el dólar terminaría convalidando al que especuló y no sería una de las mejores señales para la corrida”, opinó.

 

Para Rajnerman, la solidez de la economía argentina no permitía ver una corrida como la que estamos observando. No había un problema de solvencia, pero destapó un problema de liquidez que, a la postre, desató la corrida. “No había un fundamento como para que tenga lógica esta crisis. Hay un componente irracional fuerte en la corrida. Un movimiento de manada que puede tener que ver con una cuestión de expectativas. Eso no quita que el dólar estaba muy atrasado y llegando a estar por debajo del valor de la convertibilidad”, aclaró.

 

Para Alfie, el problema central es que hay un claro problema de credibilidad sobre el BCRA. “Viene corriendo de atrás al mercado y no puede establecer un sendero de equilibrio”, explicó y agregó que la tasa no parece alcanzar para controlar al mercado. “Además de un esquema consiste de futuros y spot, debería haber un shock de confianza (algunos dicen cambio de gabinete) en las próximas semanas”, opinó.

 

 

Buscando un precio

 

Lo cierto es que más allá de los valores en los que puede volar el dólar en el medio de la corrida, hay referencias que pueden marcar cuál debería ser su valor. El FMI señaló, cuando revisó el estado de la economía en diciembre, que el Tipo de Cambio Real Multilateral debía estar entre 10% y 25% del valor de ese entonces.

 

Desde diciembre a la fecha, Ecolatina realizó el ejercicio teórico de proyectar esos valores y el resultado es que el dólar actual ya se encuentra en “zona FMI”, aunque vale aclarar que la situación internacional ha cambiado y puede que el organismo ahora opine que deba estar más cerca de la cota superior (más de $24) que de la inferior.

 

Juan José Vázquez (Research en Cohen) explicó que si bien el organismo hablaba de 10%-25% de ajuste recalcaba que, por sus modelos, debería ser del 10%. “El tipo de cambio nominal ya está en los niveles recomendados por el FMI”, manifestó en Twitter.

 

Rajnerman dijo que vamos hacia un tipo de cambio más alto de lo que se venía proyectando, y con una depreciación de entre 10% y 24% en relación al cierre del año pasado (que era muy cercano al valor de la convertibilidad).

 

El economista de Ecolatina proyectó: “En este esquema, el tipo de cambio recién perforó la cota inferior de lo que pedía el FMI con lo cual cabe esperar una depreciación del peso, pero no necesariamente en el marco de esta corrida. No tiene por qué ser ahora” .

 

“Con alta inflación, bajo desempleo y BCRA dañado, el pasa a precios de la devaluación es alto”, dice Alfie

 

¿Alcanza?

 

No obstante lo dicho por el FMI, si el problema es el gran déficit de cuenta corriente quedan dudas sobre si es posible cerrarlo con este nivel de dólar o la devaluación debería ser aún mayor.

 

Para Alfie, no es necesario “cerrar la cuenta corriente”, pero, dice, este nivel era difícil de sostener con el esquema de financiamiento externo actual. “La aceleración de precios y la caída de la actividad seguramente ‘ayuden’ vía menores importaciones”, explicó el profesor de la UBA y concluyó que “este posible escenario de ajuste recesivo no era el esperado por el Gobierno, menos aún en 2018”.

 

“Este año va a volver a ver déficit de cuenta corriente al igual que el próximo”, explicó Rajnerman, y opinó que el ajuste vendrá más por cantidades que por precio, dado que la actividad crecerá menos de lo previsto. “Un déficit de cuenta corriente de 5% del PIB es un número que no se cierra solamente mejorando el tipo de cambio”, concluyó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *