La corrida dejó a las consultoras con el GPS recalculando

Los analistas corrigen las expectativas de PIB, IPC, tipo de cambio y tasa de interés para 2018

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

La corrida cambiaria arrancó prácticamente con mayo y, por ende, el REM de abril casi no tuvo chances de mostrar las nuevas configuraciones macro que imaginan los analistas privados para el futuro de la economía. Sin dudas, el cimbronazo en el frente externo, que dejó un nuevo set de variables clave (la tasa de interés en 40%, el tipo de cambio apenas abajo de $ 25 y los salarios creciendo en 15-20%), está haciendo que las consultoras hagan horas extra para llegar a nuevas previsiones de acá a fin de año. Algunos consensos: la inflación cerrará 2018 por encima de 25% y el PIB desacelerará (y bastante).

 

En general todos están esperando que las aguas se calmen. Pero las tendencias son claras: ya prácticamente nadie espera una inflación por debajo de 25% y el crecimiento sería menor al esperado en la previa a los vientos cambiarios. El Economista le preguntó a algunos analistas qué esperar hacia fin de año en las variables clave: IPC interanual de diciembre, PIB, tipo de cambio y tasa de interés.

 

Inflación

 

El IPC Nacional interanual de diciembre, que es el que el BCRA usa para la meta anual, es el indicador que más modificaciones muestra a medida que pasa el tiempo. Para fines del año pasado, los privados esperaban en general una inflación de 15-20%. Lo curioso en ese caso es que el Gobierno sigue esperando una de 15%. Pero las consultoras ya venían corrigiendo y, antes de la corrida, esperaban una de 20-25%. Ahora la cosa cambió y la expectativa saltó a 25-30% y la desinflación tendrá que esperar hasta 2019 si pretende romper el piso histórico de 20%, que ya tiene más de una década. El presidente de Invecq, Esteban Domecq, sostuvo que esperan una de 28-30%. Hace unas semanas imaginaban una de 22-23%. Algo parecido ocurrió en la consultora de Miguel Kiguel, Econviews. Su economista senior, Eric Ritondale, dijo: “A la inflación la teníamos en 23% y ahora la estamos subiendo a 26%”.

 

Tampoco cayó muy lejos la corrección que hicieron en ACM, aunque todavía no tienen un número. Su economista jefe, Guido Lorenzo, explicó: “Estamos recalibrando todos los escenarios y falta que se estabilice. Pero teníamos 23% de inflación antes de todo esto y ahora creemos que va a ser bastante más elevada”. Y para el economista jefe de Radar, Martín Alfie, que tampoco se atrevió a dar un número exacto por la proximidad de los eventos, los precios se van a escalar con fuerza: “Vamos a esperar que se acomode un poco más, pero la inflación sin dudas va a estar más arriba. Hay que ver cómo se negocian las clausulas gatillo, que van a ser clave, pero cada vez es más probable que la inflación arranque con 3”.

 

Actividad

 

La corrida dejó un cambio de precios relativos: salarios subiendo 15-20%, dólar creciendo 20-30% si se miran sólo estas semanas o lo que va del año y tasa de interés ofreciendo 40%. Pero además forzó a Hacienda a anunciar un poco menos de gradualismo fiscal y el arreglo con el FMI, que vendría con condicionalidades también contractivas. Con todo, desde Radar, Alfie reseñó: “Vemos que los principales motores (construcción, agro y vinculados como siderurgia y maquinaria agrícola) se frenan por ajuste obra pública, menos tracción de las UVA, dudas sobre PPP, sequía y altas tasas de interés. Creemos que el arrastre va a hacer que la actividad cierre en terreno positivo pero, punta a punta, habrá caída. Nuestro view original era 2,2% y, después de esto, no sabemos si llega a 1%”.

 

Coincidió Domecq: “Esperamos una caída de la actividad en los próximos meses, por mayor inflación y tasa. Todavía no sabemos la magnitud pero estimamos que la corrección será importante, desde el 2,7% que esperábamos, hasta la zona de 1,5% a 2%”. Más radical es la contracción que esperan en Econviews: “Lo teníamos en 1,8% y ahora lo vemos más cerca de 1%”. Lorenzo coincidió, aunque aun sin números concretos: “Al crecimiento lo teníamos en un rango de 2,3-2,6% y también lo vamos a ver muy deteriorado”.

 

Tasa y dólar

 

Tal como destacó ayer el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, el mercado pareció exigir una súper tasa para no irse al dólar. Por eso Lorenzo sostuvo que ve “difícil que las pueda bajar en el corto plazo”.

 

Para Ritondale todo dependerá de lo que se anuncie a partir del arreglo con el FMI pero a priori en Econviews consideran que el Fondo exigirá una tasa real más alta, contrario a lo que prescribió en el último informe sobre Argentina del artículo IV, y en base a lo que exigió a países que pidieron recientemente préstamos stand by. “Cerrará el año en torno a 28% para la Lebac corta y la teníamos en torno a 23%”. Ritondale destacó que en los últimos meses la tasa ex post (negativa) muestra un gap con la ex ante (muy positiva) y que eso cansó al mercado, que ahora pidió un nuevo equilibrio.

 

Así, para Econviews el dólar cerrará en 26-27%, muy por encima de los $ 23 que imaginaban antes. Para ACM quedará anclado en torno a $25, tal como preveían antes. Para Domecq, en cambio, la del dólar es la mayor de la incertidumbre. “Primero hay que ver si encuentra equilibrio en 24-25%”, dijo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *