Un halcón en el BCRA y el “Messi” del equipo, las apuestas del mercado

“Cambiemos puede recuperar el caudal perdido porque tiene a un Caputo y recuperó a un Sturzenegger, que estaba lesionado”, sintetiza un ejecutivo

 

Por Leandro Gabin

 

El Gobierno dio por terminada la turbulencia financiera (no corrida, como se encargó de aclarar enfáticamente Federico Sturzenegger y otros por estos días) y acelerará todo lo necesario para darle un giro a su gestión económica, claramente desgastada no sólo por la magnitud de la crisis sino por la secuencia de goles en contra.

 

Mauricio Macri abrió una nueva etapa de ahora en más con claros ganadores y perdedores: la dupla Mario Quintana y Gustavo Lopetegui fueron desautorizados para volver a inmiscuirse en temas cambiarios y de inflación

 

Mauricio Macri abrió una nueva etapa de ahora en más con claros ganadores y perdedores: la dupla Mario Quintana y Gustavo Lopetegui fueron desautorizados para volver a inmiscuirse en temas cambiarios y de inflación. El Presidente fue contundente: “Vamos a delegar como corresponde la responsabilidad de la baja de la inflación en el BCRA. Irá comunicando qué medidas va tomando y sus pronósticos”.

 

Este espaldarazo para Sturzenegger se notó muy claro el miércoles en la conferencia de prensa que brindó la entidad en el Salón Bosch. El número uno de Reconquista 266, ya sabiendo el discurso del Presidente, avisó que de ahora en más se focalizarán 100% en restablecer el sendero de la desinflación, una batalla que viene muy complicada. En el año, el IPC ya acumula casi 10% y la sensación generalizada es que los precios irán para arriba por la suba del dólar. Excepto el BCRA, que sueña con que las tasas al 40% amortigüen parte del impacto, nadie cree que los precios estén cerca de ceder. De hecho esta semana se publicó la encuesta de FocusEconomics en la que se dispararon las expectativas inflacionarias. Según la muestra, el IPC cerrará en 23,7% este año, muy lejos de la meta y a pasos de igualar la inflación del año pasado. Elypsis, la consultora más mirada en pasillos oficiales, ya dice que la inflación de mayo será 2% –menor al 2,7% de abril pero igualmente muy elevada–.

 

El desafío de encarrilar la economía no es menor. La bandera del gradualismo que agitó Cambiemos tendrá que ser reemplazada por la del ajuste en cámara rápida. En ese contexto, gana la idea de mano dura cuyo referente es Sturzenegger, y que ahora abrazó también Nicolás Dujovne, que jugó al gradualismo no por elección sino por estrategia. El ministro de Hacienda se vino preparando para el cambio de rumbo. En abril el déficit primario bajó 45% en relación al año anterior. Así, en los primeros cuatro meses del año el déficit cayó a la mitad en términos de PIB, de 0,6% en 2017 a 0,3% ahora. La tarea del ministro será acelerar aún más el recorte de gastos, algo que se le presentará al directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) para cerrar cuanto antes el paquete de rescate. “Nuestro objetivo en común es alcanzar un acuerdo rápido y Lagarde solicitó que se terminen los procedimientos prontamente. Así que esperamos que se pueda hacer rápido”, dijo ayer Gerry Rice, el vocero del organismo. Argentina busca al menos US$ 40.000 millones y vender la operación como sin condicionantes del organismo hacia el país.

 

Hoy habrá una reunión por el caso argentino y luego se pasará a la siguiente etapa de las negociaciones cuando se comenzará a tratar el programa. Seguirá luego una reunión formal para que el comité directivo decida sobre el programa que se irá desarrollando en conjunto con la delegación oficial. La intención del Gobierno es cerrar el rescate lo antes posible para poder mostrarlo al mercado y así disipar cualquier duda acerca de las necesidades potenciales de dólares para pagar la deuda.

 

 

Una demostración de fuerza en esa línea la hizo Luis Caputo al cerrar un virtual préstamo directo, disfrazado de licitación, con el fondo Franklin Templeton

 

Una demostración de fuerza en esa línea la hizo Luis Caputo al cerrar un virtual préstamo directo, disfrazado de licitación, con el fondo Franklin Templeton. Estos inversores compraron US$ 2.250 millones de los US$ 3.000 millones que consiguió el Ministerio de Finanzas.

 

¿Por qué salió este fondo al rescate? Hay varias versiones en el mercado. Una, indicaría que es un fondo que está tratando de ganar lugar en los PPP que licita Finanzas y que les podría ser funcional congraciarse con el ministro. En otra versión se dice que Templeton habría perdido mucho dinero con apuestas financieras en el mundo, y que necesitaban de un “buen deal” para levantar cabeza. Michael Hasenstab, el encargado de manejar los US$ 40.000 millones de los fondos de Templeton, ya tenía bonos del país por US$ 4.600 millones antes de esta operación. En la Argentina, el encargado de los negocios es un ex UTDT que estaba hace poco en Orígenes, Lionel Modi. El ejecutivo compartió cartel con el asesor económico de Jefatura de Gabinete, Vladimir Werning, la semana pasada en un evento de banqueros en Buenos Aires. De todas formas, el negocio de Templeton no fue malo. Entró con un tipo de cambio alto de $24,78 (cierre del lunes que se tomaba para la emisión) y tasas del 21% en pesos con un dólar planchado y asegurado por el oficialismo con el techo en $25.

 

Sea como sea, quedó en claro que el “Messi” del equipo económico sigue siendo Caputo. El ministro salvó las papas cuando más quemaban con esa operación relámpago que le mostró al mundo que todavía había gente queriendo comprar bonos argentinos y en pesos. El ex Deutsche Bank proclamó que la exitosa emisión era “un fuerte voto de confianza hacia Mauricio Macri”. De perfil bajo, el primo del mejor amigo del presidente sigue ganando puntos y se postula como un “intocable” dentro del Gabinete. “Caputo y diez más”, reseñó en términos futboleros un banquero que estuvo en la conferencia del BCRA del miércoles.

 

“Cambiemos dilapidó en cinco meses mucho del caudal ganado. La buena noticia es que puede recuperar porque tiene a un Caputo y recuperó a un Sturzenegger que estaba lesionado. Dejarlos jugar el partido que saben será responsabilidad de Macri”, sintetiza un ejecutivo

 

Para este ejecutivo, el Gobierno tiene muchas chances de dar vuelta la página y encarar el desafío de ajustar el gasto en forma mucho más “sensata” para que retorne la credibilidad del exterior. “Cambiemos dilapidó en cinco meses mucho del caudal ganado. La buena noticia es que puede recuperarlo porque tiene a un Caputo y recuperó a un Sturzenegger que estaba lesionado. Dejarlos jugar el partido que saben será responsabilidad de Macri”, sintetizó.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *