El Gobierno intenta un control de daños políticos

Macri visitó al radical Cornejo y Peña convocó a una conferencia de prensa

 

Transición. Así llamó el jefe de Gabinete Marcos Peña a la corrida cambiaria y a la incertidumbre financiera que ésta despertó durante la última semana, en la conferencia de prensa que durante casi cincuenta minutos ofreció ante los periodistas acreditados en Casa Rosada. “Estamos en perfectas condiciones de superar esta transición, sin crisis y sin traumas”, señaló en uno de los pasajes de su discurso, cuando se le preguntaba, precisamente, sobre las implicancias que tenía para el país el pedido de ayuda al Fondo Monetario Internacional. Las resonancias simbólicas del organismo internacional (negativas, en alto nivel) y el hecho de que corrida, de dimensiones, se haya haya producido frente a funcionarios que son “del palo” financiero acentuaba la sensación de derrota política y la incertidumbre social.

 

Casi a la misma hora, el presidente Mauricio Macri participaba de un acto en Mendoza, junto al gobernador Alfredo Cornejo, presidente, a su vez, de la Unión Cívica Radical, principal aliado del PRO en Cambiemos. Recién llegados de Aeroparque, en el avión presidencial, ambos prefirieron no hacer referencia a la primera crisis importante del Gobierno. Y en el acto posterior sólo hicieron declaraciones vinculadas a la seguridad. Luego del primer cuestionamiento de Cornejo al ajuste tarifario, los socios mostraron mayor uniformidad y respaldo al Gobierno, sin tensiones explícitas. La cerrada disciplina partidaria que reprodujo ayer en el recinto, en contra del proyecto de la oposición sobre tarifas, muestra esa unidad. De todos modos, la incomodidad existe. Ante los resultados de la gestión (en materia económica, sobre todo), pero también respecto de las cesiones, concesiones y presiones que el FMI, dan por hecho, pedirá a cambio.

 

Otro aspecto que siguen de cerca en la Casa Rosada es la relación con los actores que forman parte del esquema de gobernabilidad de la gestión, además de su papel como opositores. Los gobernadores, por caso, son de los más preocupados respecto a cuánto pueda afectarlos las negociaciones en curso y la reducción posible de las inversiones en obra pública que anunciara el ministro de Hacienda. Mientras que la votación por el tema tarifas mostró ayer que los mandatarios provinciales ya no pueden asegurar que sus legisladores voten necesariamente en consonancia con acuerdos previos o sobre la marcha con la Nación. Porque se animan al doble juego. O porque las circunstancias los exceden.

 

Transición

 

Peña tomó la posta de la defensa irrestricta del acuerdo con el FMI y del control de daños posible. “Sabemos que por estos días se ha despertado en la gente angustia por una supuesta crisis; queremos reiterarles que, a pesar de los obstáculos, estamos convencidos de que esto termina en desarrollo y crecimiento”, señaló respecto de la incertidumbre creciente que registran las encuestas más diversas que llegan a Casa Rosada. “Hay que tener cuidado por los falsos rumores. No ha habido ningun planteo del FMI para poder condicionar la posibilidad de tener un credito. Son cuestiones técnicas y se van a dar con toda la transparencia”, señaló el jefe de Gabinete, que parece ganar más poder entre los interlocutores habituales del Presidente.

 

Además, ratificó el sentido de las políticas del Gobierno y descartó medidas fuera del “recetario” de Cambiemos. “El gradualismo se basa en la confianza hacia adentro de la Argentina. La confianza en que le estamos diciendo la verdad y que no hay camino alternativo. Y la confianza de que vamos a estar siempre juntos, cuidando a sectores mas vulnerables y eso es muy importante”, señaló en un momento. Y se refirió al proyecto que ayer tuvo media sanción en Diputados y que en la Casa Rosada dan por descontado que, una vez que sea convertido en ley, tiene destino de veto. Consideró que el proyecto de la ley que limita los aumentos de tarifas que debate la Cámara de Diputados “es inconstitucional”, y señaló que “la oposición no explica de donde hay que sacar los fondos” para compensar los aumentos tarifarios.

 

Gestos

 

Macri y el gobernador Cornejo viajaron en el avión presidencial y arribaron a las 14.25 a la IV Brigada Aérea de Las Heras. Los actos en Godoy Cruz, en los alrededores de la ciudad capital, tenían un componente simbólico especial: el respaldo sin grises del principal aliado político en Cambiemos. El abrazo fue público en el acto en el Parque Tecnológico, aunque no se hablara del acuerdo con el FMI ni de tarifas. Por lo menos, explícitamente. “Es la única manera en que vamos a poder darle batalla hasta el final al narcotráfico, que es un flagelo que afecta a todas las familias argentinas”, ponderó Macri sobre la política de seguridad de Cornejo. Y arremetió contra la gestión de su predecesora, la expresidenta Cristina Kirchner. “El país había caído en manos de bandas por ausencia del Estado”, dijo en el acto. “Es importante que creamos en nosotros mismos y en lo que estamos haciendo. Por este camino vamos a un futuro mejor para todos los argentinos”, cerró en su breve discurso.

 

En cuanto a los gobernadores, la apuesta fue al silencio respecto de la negociación con el FMI. Silencio no exento de preocupación. Los más moderados y propensos a los acuerdos, parten (o partían) de dos premisas: la posibilidad de que Cambiemos trascienda el 2019 y la necesidad de persistir en la buena relación con el Gobierno para asegurar recursos para obras y para sanear sus cuentas. Cuánto cambió ese diagnóstico para los mandatarios provinciales es algo que se develará con el tiempo.
políticos

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *