Otro episodio del calvario por el dólar y un Gobierno sin piloto de tormentas

El calvario por el salto del dólar se está transformando en la pesadilla menos pensada para Cambiemos

 

Por Leandro Gabin 

 

El calvario por el salto del dólar se está transformando en la pesadilla menos pensada para Cambiemos. Creyentes del libre mercado, del juego de las expectativas para que los inversores inunden de dólares el país, y todas las bondades que esto significa, la huida masiva de activos argentinos –en medio de una salida global que Argentina magnifica ampliamente– es un cachetazo al ego macrista. Se sabe, este Gobierno siempre pensó que el sólo hecho de ser quien es (promercado y de buena llegada al mundo de los negocios) iba a alcanzar para convencer. Y la revuelta en el mercado cambiario demuestra que el atractivo que tiene Argentina es y será únicamente por el alto rendimiento de los activos. Cuando el mercado vio que con la tasa no alcanza, prefirió otros horizontes. Ahora, en una fenomenal corrida cambiaria, los inversores quieren más tasa para dejar de comprar dólares.

 

Los grandes fondos del exterior están pidiendo al BCRA que la tasa real sea como la que llegó a ser (en torno a 10 puntos por sobre la inversión real). El blooper que hizo el Gobierno con el impuesto a las Lebac empezó espantando a los inversores extranjeros, algo que se potenció por el mal clima global. Si bien Federico Sturzenegger subió en una semana 600 puntos la tasa de política monetaria hasta 33,25%, eso no alcanza. Tampoco las Lebac a 40% en el mercado secundario. “Esto no lo parás tan fácilmente subiendo las tasas. La credibilidad del BCRA está muy debilitada y su forma de intervenir es difícil de leer. Un día vende más de US$ 1.000 millones para dejar el dólar a $20,26 y después lo deja correr casi dos pesos en un día haciendo muy poco. No se entiende”, describieron desde una mesa de dinero extranjera.

 

Ahora lo que abundan son los rumores. Algunos creen que habría medidas en forma inminente, incluso hoy mismo. Se habla de un giro en la libertad para que los exportadores liquiden sus dólares. Se volvería a ciertos plazos. También habría un regreso a la operatoria de futuros por parte del BCRA. ¿Quizás en Nueva York y no en el Rofex para evadir cuestiones de forma tras el regalo de Alejandro Vanoli? Hay un sinfín de rumores que se empezarán a develar en el corto plazo.

 

Un claro ejemplo de la crisis que vive el Gobierno corrido por la suba del dólar, el aumento de la tarifas y otras yerbas, es la reaparición pública de Domingo Cavallo. El ex ministro fue invitado a hablar de economía en el canal TN, con un rating no menor de 4 puntos. El último superministro que tuvo el país (porque Roberto Lavagna no llegó a ser considerado tanto), señaló que “la volatilidad cambiaria aumenta la demanda de los dólares”; “que el BCRA emita deuda era un peligro enorme” y “así como entran esos capitales, se pueden ir”. Agregó: “El que tiene que pagar es el BCRA: o tiene que subir la tasa o tiene que imprimir”.

 

Cavallo, que desmintió ser un asesor en la sombras de Cambiemos, tiene mucha llegada y es escuchado en varios pasillos oficiales. El retorno estelar del Mingo dejó un mensaje claro al presidente: “Le diría a (Mauricio) Macri que no puede ser su propio ministro de Economía. Ese error ya lo cometió Néstor Kirchner”.

 

La falta coordinación, evidente en Cambiemos, es otro tema que ahuyenta a los inversores. En varios papers que se conocieron en las últimas semanas se habla de esto, algo que queda claro en las conferencias del BCRA cuando el mismo Sturzenegger dijo que se enteraba de los aumentos de tarifas de Juan José Aranguren casi al mismo momento que el resto de los mortales. O las peleas por recalibrar la meta, una clara injerencia del tándem Lopetegui-Quintana en la política monetaria.

 

“No hay un piloto de tormentas”, dice un banquero con llegada a Casa Rosada. “No podés exponer al presidente, para eso tiene que haber alguien que ponga la cara y se haga cargo. Pero en esta situación, ¿de quién es la culpa? De Sturzenegger, de Peña, de Quintana… Así no puede funcionar el Ejecutivo”, razonaba.

 

Un paper de SBS, una de las compañías financieras más respetadas de la city porteña, titulado “Perdidos en el espacio”, dejó en claro el view de la medida Reconquista 266 de subir otros 300 puntos las tasas este jueves. “La nueva reacción del BCRA marca un nuevo paso en la dirección adecuada en vistas de estabilizar al mercado local, más allá de que esto pueda tardar algún tiempo en materializarse e incluso pueda demandar acciones adicionales”, dicen.

 

“Sin garantías de esto haya terminado y en momentos donde las tensiones siguen en ascenso, habrá que monitorear la evolución del mercado en el muy corto plazo a la espera de que las nuevas medidas del BCRA vayan teniendo efecto. Tal vez reflejando esta intención de ver adonde está parado el mercado antes de seguir actuando, la prensa local reporta que la autoridad monetaria se mantuvo al margen del mercado cambiario luego de elevar tasas. Por el momento la reacción es elocuente: el tipo de cambio superó los $23”, remarcó SBS.

 

Por lo pronto, en el exterior ya venían advirtiendo que el país es de los más expuestos a la salida de capitales. El Instituto Internacional de Finanzas (IIF por sus siglas en inglés), la institución que engloba a los bancos y fondos más importantes del mundo, se refirió hace días a esto.

 

Señalan que desde hace algunos meses “hemos centrado el aumento del riesgo en los mercados emergentes”. Ven dos factores principales.

 

  1. Después de muchos años de reducir su tasa de referencia, la reunión de la Fed de marzo comenzó una serie de revisiones al alza, un cambio que está impulsando la revisión actual en el mercado.
  2. El crecimiento global se está desincronizando, cambiando hacia un rendimiento superior en los Estados Unidos “Ambos impulsores son fundamentalmente positivos para el dólar y hacen la vida más difícil para los mercados emergentes, especialmente aquellos con grandes necesidades de financiamiento externo. Hemos marcado a Argentina y Turquía como lugares a seguir de cerca”, dice el IIF.

 

Y agrega: “Nuestros índices también muestran que Argentina y Turquía han visto las mayores presiones de depreciación en los últimos seis meses, mientras que gran parte de Asia emergente ha seguido viendo la presión de apreciación”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *