¿Por dónde ajustar? Más del 70% del gasto es inflexible a la baja

Los intereses de la deuda, las jubilaciones, las prestaciones sociales y los salarios explican, en conjunto, el 74% Presupuesto

 

Por Alejandro Radonjic

 

“Si el problema tiene 70 años eso te dice que no va a ser fácil de resolver”, razonaba, con buen tino, un economista en las redes sociales. Y resumía, así, el sentimiento de varios de sus colegas que, en líneas generales, apoyaban la decisión de “acelerar” el ajuste fiscal.

 

Son diversas las causas que confluyen a la hora de explicar el elevado nivel de gasto público que tuvo y tiene Argentina. Además de una presión tributaria alta (a punto tal que más del 30% de la economía opera en negro), el gasto primario supera a la recaudación y redunda en un rojo primario de unos $30.000 millones mensuales, aproximadamente.

 

“Hay que hacer lo que haya que hacer sin importar los costos para aspirar a 20 años seguidos de crecimiento”, dijo Macri

 

Y si es alto, sigue el razonamiento, es porque hay una presión social para que así lo sea. Siguiendo un poco más esa línea argumental, la conclusión es obvia: no va ser fácil acomodar las cuentas y converger. Sin pagar costos, cuanto menos. Además, más del 75% del gasto es inflexible a la baja. Desde la UNLP, Francisco Eggers aclara: “No es que haya gastos 100% inflexibles o 100% flexibles y hay grados de flexibilidad”. Sin embargo, todo tiene sus costos.

 

Así describe Eggers los grandes rubros del Presupuesto.

 

  • “Tomo como gastos más inflexibles a los intereses de la deuda y el gasto en jubilaciones y pensiones contributivas, que están indexadas, por un mix entre IPC y salarios”, explica Eggers. “Pueden bajar en términos reales por aceleración inflacionaria o por caída del salario real, pero en forma limitada y costosa”, agrega. Los intereses (netos de pagos intrasector público) y jubilaciones y pensiones contributivas sumaron, en 2017, 44% del gasto total anual.

 

  • “Después hay un gasto menos inflexible, compuesto por salarios (incluyendo transferencias a universidades, que es para pagar salarios), y otras prestaciones sociales, como AUH, pensiones no contributivas y demás, que sumaron alrededor del 30% del gasto en 2017”, explica Eggers.

 

  • Luego de esos dos grandes ítems (que suman 74%), queda 20% en subsidios, gastos de capital y transferencias a provincias (que son flexibles y, en rigor, están cayendo en algunos casos) y un extra 6% del gasto total que es difícil de cuantificar, pero que también es flexible.

 

Como anticipó Dujovne, el Presidente ratificó que, en 2018, Argentina tendrá menos crecimiento y más inflación

 

Quizás por eso, Mauricio Macri no dio grandes precisiones ayer y sugirió que el Presupuesto 2019 es una buena oportunidad “para abrir esa puerta hacia la responsabilidad”. Por ahora, los economistas son escépticos y quieren ver el “delivery”, que ya no depende solo de Cambiemos sino del todo el arco político.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *