Cornejo busca marcar el pulso de su sucesión

Sin reelección, el gobernador y presidente de la UCR tiene a varios intendentes y a un ministro entre sus preferidos

 

Mendoza es una de las dos provincias donde no está contemplada la reelección de sus gobernadores. La otra es Santa Fe, que busca mediante una reforma constitucional dejar sola a la provincia cuyana.

 

Gobernada por el radical Alfredo Cornejo, luego de dos mandatos peronistas, tiene ya un menú variado de precandidatos. Mientras Cambiemos se considera en condiciones favorables para retener la provincia, luego de una buena elección de medio término y una gestión provincial que no registra niveles importantes de rechazo en la opinión pública, el peronismo busca recuperarse, con la unidad como clave para reducir el rezago.

 

El martes, el gobernador abrió su tercer período de sesiones ordinarias. No será el último de su mandato, pero sí el último con control de las principales variables políticas. En su entorno saben que, dadas las particularidad del sistema mendocino, con la carrera por la sucesión se inicia cierto declive de su ascendencia. Cornejo espera marcar el pulso de su sucesión, con la nominación del candidato del oficialismo. Tiene con qué. La estrategia de Casa Rosada es repetir fórmulas para pelear las reelecciones de sus ejecutivos y, en el caso de que no se pueda, respetar el poder decisorio de la autoridad existente. Además, Cornejo es presidente de la UCR, el principal socio del PRO en Cambiemos, lo que le asegura conservar visibilidad, más allá de que ésta pueda venir de algún intercambio crítico, como pasó con la cuestión tarifaria.

 

Con varios nombres en mente, la apuesta del mandatario provincial parece apuntar a uno de los varios intendentes de Cambiemos. Rodolfo Suárez, de la Capital, y Tadeo García Zalazar, de Godoy Cruz, pican en punta. Martín Kechner, ministro de Economía, Infraestructura y Energía, áreas estratégicas de su gobierno, también goza de su buena consideración y se mantiene expectante. Pero también hay otros candidatos, más ajenos a su esquema. El intendente de Luján de Cuyo, Omar de Marchi, es uno de ellos. Su pertenencia al PRO y la decisión de buscar una interna ya resulta una amenaza, más allá de su carácter de aliado. Mientras que el actual senador nacional Julio Cobos, que preserva buena intención de votos y podría sumarse a la grilla, no tendría el aval de Cornejo, pero tampoco el de Casa Rosada. Marcela Gazali, candidata a diputada nacional en la elección pasada y actual directora de la Sociedad de Transporte Mendoza, y el diputado de buena llegada al presidente Mauricio Macri, Luis Petri, aparecen con chances bastante más lejanas.

 

En cuanto al peronismo, la principal apuesta es la unidad. O evitar la fractura entre kirchneristas y no kirchneristas, que para el caso resulta similar. El intendente de Maipú, Alejandro Bermejo, aparece con pretensiones. También su hermano Adolfo, senador provincial. Martín Aveiro, intendente de Tunuyán, ya mostró preferencias por su par. El diputado nacional y presidente del PJ provincial, Omar Félix podría dar pelea. Lo mismo que los dirigentes kirchneristas Guillermo Carmona y Juan Ignacio Jofré, primo hermano del gobernador.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *