Basura Cero: Larreta impuso su mayoría

La bancada de Vamos Juntos y algunos aliados le sobraron para aprobar su proyecto

 

El proyecto que modifica la denominada ley de Basura Cero, sancionada en 2005, para permitir a partir de ahora la incineración de desperdicios sólidos y evitar así que sean depositados en rellenos sanitarios, fue aprobada ayer con cierta holgura por el bloque oficialista de Vamos Juntos y algunos aliados. La iniciativa del gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta sumó 36 votos, contra los 22 que alcanzó la oposición.

 

Entre ellos los de Evolución radical – SUMA+, el espacio del diputado nacional Martín Lousteau en la Ciudad. La votación, además, se dio casi en simultáneo con una protesta de cartoneros, recicladores y ambientalistas frente a la Legislatura. Y militantes de Greenpeace se encadenaron a una de las columnas del palacio. Entre las 36 adhesiones al proyecto estuvieron las del bloque que integran el PRO, la Coalición Cívica-ARI y Confianza Pública, y las de los legisladores del GEN, Sergio Abrevaya, y de Mejor Ciudad, Marcelo Depierro. A partir de este cambio, el Ejecutivo porteño podrá instalar plantas para “la oxidación total de los residuos a altas temperaturas con múltiples sistemas de control”. La quema se hará utilizando un mecanismo de “valorización energética”, que permitiría transformar las diferentes sustancias en electricidad o calor, sostienen en la Jefatura de Gobierno porteño. Además, la nueva ley posterga los plazos para cumplir con el objetivo de eliminar los depósitos en rellenos sanitarios: ahora la meta será reducir la basura “50% para el 2021, 65% para el 2025 y 80% para el 2030”, otro punto cuestionado por la oposición.

 

Los bloques de la oposición rechazaron el proyecto al advertir sobre las “consecuencias extremadamente dañinas para la salud y el medio ambiente”, además de ser una política que compite con el reciclaje y la reutilización de residuos, “poniendo en peligro miles puestos de trabajo”, y porque se trata de “un proyecto costoso”, en el que cada planta estiman que implicaría un gasto de unos 500 millones de dólares. El bloque SUMA+, de Lousteau, encabezó el rechazo, junto a la izquierda y el kirchnerismo.“Lo que hay que hacer es masificar y fortalecer la recolección diferenciada y dotar de equipamiento e instalaciones a las cooperativas de recicladores”, sostuvo la jefa de la bancada, Inés Gorbea, que además consideró que “el Gobierno de la Ciudad decidió dar marcha atrás en materia ambiental” al impulsar esta iniciativa. “Como venimos planteando hace tiempo, el problema de la basura en la Ciudad debe ser abordado de manera seria y responsable”, respaldó Lousteau desde las redes sociales.

 

Más allá de la discusión concreta, bastante acalorada, el esquema de rechazos y respaldos de alguna manera mostró la disposición de piezas en el mapa político porteño. Con el gobierno de Rodríguez Larreta haciéndose fuerte con sus aliados y Lousteau y los suyos en más abierta oposición. Lejos, por cierto, la posibilidad de conformar Cambiemos en la Ciudad, el único distrito en el que la coalición oficialista no existe como frente electoral.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *