Volvió a subir el déficit comercial de EE.UU.

La profundización de los déficits gemelos –externo y fiscal– haría que el dólar se siga debilitando contra las otras monedas

Después de un mes de respiro, volvió el rojo comercial con Brasil

 

El déficit comercial de Estados Unidos subió en febrero por sexto mes consecutivo, según informó el Departamento de Comercio. El desequilibrio fue el mayor desde octubre de 2008 y alcanzó a US$ 57.200 millones. En los primeros dos meses del año, las importaciones crecieron 9,1% y las importaciones 5,9% y el saldo negativo llegó a US$ 114.000 millones, 23% más que en el mismo período de 2017.

 

La suba simultánea de las importaciones y de las exportaciones refleja el mayor dinamismo tanto de la economía estadounidense como de la global. En el intercambio bilateral con China, el déficit alcanzó a US$ 65.000 millones en el primer bimestre, mientras que en el mismo período de 2017 fue de US$ 54.000 millones. Este es un dato que Donald Trump utilizará para justificar la imposición de tarifas a más de 1.300 productos que se importan desde China porque entiende que tiene prácticas comerciales desleales. Otro elemento a tener en cuenta es que las exportaciones a Estados Unidos representan el 5% del PIB chino mientras que sólo equivalen al 0,7% del producto estadounidense las ventas a China.

 

De todas maneras, más allá de algunos temas puntuales, el déficit comercial de Estados Unidos existe desde hace muchos años y es consecuencia de que el país consume más de lo que produce con relación al resto de los países. Y el desequilibrio estuvo presente tanto en épocas de expansión, como en las recesiones y con el tipo de cambio atrasado o adelantado frente al resto de las monedas. Mientras tanto seguirán las amenazas por un lado y las negociaciones por otro entre Washington y Pekín pero todo indica que no habrá guerra comercial, pero que tampoco el intercambio quedará como hasta ahora.

 

En este momento el desequilibrio externo se combina con el de las cuentas públicas por lo cual los déficits gemelos están nuevamente presentes con mucha fuerza. Ambos están relacionados y no se puede entender el uno sin el otro.

 

Habitualmente la combinación de ambos desequilibrios lleva a un debilitamiento de la moneda de un país, por lo cual cabe esperar que continúe el debilitamiento del dólar, que para países exportadores de materias primas como Argentina, es una buena noticia.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *