Mañana vencen $586.000 millones en Lebac

Las tasas están en torno al 26% en el mercado secundario, y se prevé que la autoridad monetaria las mantendrá en esos niveles

 

La agenda financiera comienza cargada para el BCRA. Hoy será la presentación del Informe de Política Monetaria (IPOM) en el Salón Bosch del BCRA. Allí Federico Sturzenegger y su mesa chica explicarán ante periodistas como están las variables claves. Obviamente todas las miradas estarán puestas en las preguntas que se hagan en la ronda con la prensa acerca de los pésimos datos de inflación. El Gobierno y el BCRA se aferran al relato de que estos niveles inflacionarios son transitorios, algo que si bien podría ser cierto no inhabilita la duda acerca de este supuesto proceso de baja de precios.

 

El único funcionario que salió a decir algo después de conocerse el 2,3% del IPC en marzo (con una núcleo al 2,6%) fue el vicepresidente del Central, Lucas Llach. El twittero oficial por excelencia escribió: “Lo malo: el número de inflación de marzo fue malo. Lo bueno: hay buenos motivos para creer que es transitorio, y eso mismo piensa el mercado”. Claro que esa frase venía a cuento un muy “oportuno” paper del mismo BCRA que hablaba de que siempre los primeros cuatro meses del año son malos en términos de precios y luego se van a acomodando. “Las expectativas de inflación para el período mayo-diciembre se mantienen en 1,25% mensual promedio, la misma expectativa que había hace tres meses”, dice Llach.

 

Sea como sea, como siempre, se exprimen los números para que den como uno quiere. Esto es lo que hace Llach y otros funcionarios del Gobierno quienes olvidan que todas las estimaciones de inflación anual fueron elevadas. Según el mismo mercado, léase REM o LatinFocus, este 2018 cerrará con 20% de inflación. El proceso inflacionario, que no hay que verlo como una foto sino una película, marca que desde que modificaron las metas y devaluaron la moneda nacional a finales de diciembre, las expectativas de inflación subieron. Y esos errores solo pueden ser atribuidos a fallas en la política económica.

 

“El dato inflación de marzo aborta abruptamente el proceso de desinflación que se venía dando desde hace ya casi dos años. Las razones del rebrote inflacionario no son ningún misterio: la fuerte depreciación cambiaria registrada desde noviembre, el impacto directo e indirecto de los aumentos de tarifas y el desanclaje de las expectativas inflacionarias por culpa de la interferencia del ala política del gobierno (Jefatura de Gabinete) en terreno de estricta incumbencia del BCRA”, dice el economista Federico Muñoz.

 

“La pérdida de independencia de la autoridad monetaria propició el desanclaje de las expectativas y agudizó la gravedad del rebrote inflacionario. Esta intromisión probablemente haya sido uno de los errores no forzados más groseros en lo que va de la gestión económica macrista”, agrega el especialista.

 

Más allá de lo que ocurra el lunes con el conferencia de Sturzenegger, y si es que otorga mayores indicios acerca de qué hará con la política de tasas cuando la emisión crece a un peligroso 30% anual, también será relevante lo que suceda al día siguiente. La autoridad monetaria tiene un vencimiento muy elevado de Lebac. Tiene que renovar papeles por $586.000 millones. Las tasas están en torno al 26% en el mercado secundario, y se prevé que la autoridad monetaria las mantendrá en esos niveles. La pregunta es si podrá renovar todo el BCRA o deberá emitir (y cuánto). Como se dijo, la base monetaria crece fuerte y podría ser más combustible a los precios que quede exceso de pesos en la economía por la no renovación de Lebac. Reconquista 266 tiene una política de absorción de esos pesos relativamente rápida vía los pases, Leliq y Lebac en su tenencia.

 

De todas formas, hay cierta preocupación en el mercado por los agregados monetarios. El economista Ricardo López Murphy recordó en una entrevista a C5N que el Gobierno tiene razón al decir que la inflación es una cuestión monetaria pero “está emitiendo al 30% por un desequilibrio remanente y porque recibió un país sin reservas, pero no las compró con superávit fiscal sino emitiendo dinero. Entonces, ahí tiene usted el paquete de lo que causa la inflación”.

 

“No hay ningún secreto en los números. Fíjese: la expansión monetaria de los últimos doce meses es de alrededor del 30%, la inflación está en el orden del 25% y el crecimiento es del 3%. Entonces, si usted multiplica 1,25×1,3, que es la forma de hacer la cuenta, le da 30%. No hay nada que no esté en el manual”, indicó.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *