Tregua y acuerdos entre el Gobierno y la Corte

Tras la visita de Peña al Palacio de Justicia, se consensuó un paquete de reformas en el que colaboraron de ambos poderes

 

Elisa Carrió amplió las denuncias que integran el proyecto de juicio político contra el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Horas después, el presidente Mauricio Macri reunió en la Casa Rosada a la “mesa judicial” y, por la tarde, cuatro de los cinco miembros del Máximo Tribunal recibieron en el Palacio de Justicia al jefe de Gabinete, Marcos Peña y al ministro Germán Garavano.

 

La reunión fue titulada de carácter “institucional” y en la agenda que dejaron trascender los protagonistas incluyeron un paquete de reformas que incluye, por caso, la agilización de los procesos judiciales vinculados a causas de corrupción. Fue breve y reservada. Del equipo judicial se ausentó Elena Highton de Nolasco.

 

Previo a la visita, los dos representantes del Ejecutivo mantuvieron un encuentro con Macri que incluyó la presencia del secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas y el jefe de los asesores, José Torello, con el objetivo de preparar la reunión celebrada por la tarde. En ella se definió, por ejemplo, que el Gobierno colaborará en el presupuesto que se designará para la digitalización de los servicios de la Justicia, para otorgar “rapidez y transparencia”.

 

“La Corte Suprema en pleno manifestó la necesidad de contar con la cooperación de los demás poderes del Estado, a fin de concretar las reformas y agilizar así los procesos judiciales y lograr una mejor tutela efectiva de los derechos de los ciudadanos”, aseguró un escueto comunicado difundido por el Centro de Información Judicial. Y agregó: “El Poder Ejecutivo coincidió en participar conjuntamente en las acciones que se iniciarán en los próximos días. Acordaron realizar periódicamente reuniones de trabajo conjunto”.

 

Solo Garavano aceptó brindar declaraciones a la prensa. Sobre el tema convocante, dijo que “las transformaciones en la Justicia requieren una articulación entre los poderes”. Sobre la agenda no oficial, aseguró que “podemos estar en desacuerdo con algún fallo o alguna acordada, pero no nos gusta hablar de rispideces, cada uno hace lo que considera correcto en el ámbito de su competencia y somos respetuosos de eso”. Otro de los condimentos del libreto paralelo era la denuncia de Carrió contra Lorenzetti.

 

En ese sentido, Garavano opinó que “es una decisión de la diputada y lo hace en el ámbito de su competencia, y será el Congreso el que deberá analizar esas cuestiones”. Entre las rispideces a la que el ministro de Justicia hizo alusión se anota la Acordada 4 emitida por la Corte semanas atrás en la que invalidó la conformación del tribunal oral que debía juzgar a Cristina Kirchner. El fallo fue ratificado días atrás pero con un guiño al Gobierno: determinó que los traslados de magistrados a la Justicia Nacional a la federal deberán ser aprobados por el Senado y que, durante el trámite legislativo, los jueces podrán continuar en su cargo.

 

Congreso

 

Por iniciativa peronista pero con el aval oficialista, este miércoles se discutirán en el Senado dos proyectos que fueron conversados ayer en la sede judicial. Recibiría sanción definitiva el dictamen que le quita al Consejo de la Magistratura la potestad de definir reemplazos en juzgados vacantes y se discutiría un marco de recaudos y controles para la cuestionada oficina encargada de las intervenciones telefónicas.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *