Tras 22 años, Andrés Iniesta le dice adiós al Barça

Entre lágrimas, anunció que dejará de pertenecer al club español: continuaría su carrera en el fútbol chino

Por Eliel Cohen Sabban

 

¿Te imaginas como capitán y organizador del Barcelona en unos años? “Hombre, ojalá sea así pero aún falta mucho, debo seguir trabajando y esto es paso a paso”. Andrés Iniesta es el autor de esta frase a los 15 años, cuando ya comenzaba a demostrar las cualidades de un futbolista distinto.

 

Y no se equivocó. En octubre del 2002, Louis Van Gaal lo hizo debutar en primera y 16 temporadas después, el centrocampista le dice adiós al F.C. Barcelona con 32 títulos en su haber. Don Andrés, como suelen llamarlo en Barcelona, logró 9 Ligas Españolas, 4 Champions League, 6 Copas del Rey, 7 Supercopas de España, 3 Supercopas de Europa y 3 Mundiales de Clubes.

 

En octubre del año pasado, Iniesta,  junto a los directivos, firmó un contrato de por vida con el F.C. Barcelona en la cual el jugador se comprometía a finalizar su carrera en el club español. Pero al comenzar el año, sintió el desgaste mental y físico que genera el club y dio marcha atrás con su decisión.

 

El pasado viernes, “El Cerebro” anunció en conferencia de prensa que son sus últimos partidos con la camiseta blaugrana. Entre lágrimas de emoción y como podía, comenzó la conferencia dando a conocer la noticia: “Esta rueda de prensa es para hacer pública la decisión de que esta temporada es la última”.

 

 

El nacido en Fuentealbilla, dejará el club que lo formó y en el que ganó todo. “Después de 22 años aquí, se lo que significa ser jugador de este equipo. Para mí el mejor equipo del mundo. Sé lo que significa la responsabilidad de ser capitán de este club. Por lo tanto siendo honesto conmigo y con el club, siento que mi etapa en este club acaba este año”, declaró en una emotiva rueda de prensa a sala llena, a la que asistieron sus familiares, directivos y la mayoría del plantel del F.C. Barcelona.

 

Símbolo de una época inolvidable para el club español, Iniesta le deja al hincha del fútbol tantas enseñanzas humanas como futbolísticas. No es casualidad que a cada estadio que va, sea aplaudido, reconocido, y respetado. Hace poco, la afición del Españyol, clásico del Barça, mostró una casaca del club catalán que llevaba en el dorsal escrito con el nombre de la estrella.  El futbolista percibe una gran humildad, que fue lo que le hizo llegar a ser uno de los mejores futbolistas del mundo e, incluso, a ser nombrado más de tres veces candidato a ganar el balón de oro.

 

La revista France Football, que desde 1956 otorga el Balón de Oro que reconoce al mejor jugador del mundo, se expresó públicamente y lamentó que el capitán del Barça nunca lo haya ganado. “Perdón Andrés”, tituló la revista francesa. “Entre las grandes ausencias en el palmarés del Balón de Oro, la de Iniesta nos resulta muy dolorosa”, analizó su director Pascal Farré.

 

Luis Suárez, Pep Guardiola y Zinedine Zidane y otras grandes leyendas del fútbol se hicieron eco de la noticia y llenaron de elogios al número seis de la Selección Española.

 

 

“Se me pone la piel de gallina ver una imagen mía con Andrés y hablar de él, fue uno de los primeros en abrirme los brazos en el Barça, es admirable lo que ha hecho” expresó Suárez, compañero suyo en Barcelona. Mientras que Guardiola declaró: “Se me pone la piel de gallina ver una imagen mía con Andrés y hablar de él, fue uno de los primeros en abrirme los brazos en el Barça, es admirable lo que ha hecho”.

 

En su carrera, se destacan goles de todo tipo (lleva 62 y todavía puede seguir sumando) y asistencias por doquier. Pero por sobre todo, el gol ante el Chelsea por Champions League y el tanto ante Holanda en el final del partido que le dio la primer y única Copa del Mundo a España en 2010.

 

Se lo veía emocionado.  Y no era para menos. En su conferencia de despedida, se le venían a la cabeza cantidad de recuerdos y momentos vividos. 22 años después, deja su casa, deja el lugar en el que vivió más de la mitad de su vida.

 

Para terminar, agradeció todo y a todos. A su familia, al club, al plantel, a la afición y a su sostén diario, como lo es su esposa Anna Ortiz, que no pudo contener sus lágrimas en la primera fila de la sala.

 

Aún no se fue, pero el Barça ya comienza a extrañarlo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *