Tercer aumento de las naftas en el año

Shell incrementó 4,5% las naftas y 6% en el caso del gas-oil y Petrobras y Axion 5% por la subas del petróleo y del bioetanol

 

Las petroleras Shell y Axion y Petrobras encabezaron ayer la tercera ronda de aumentos en las naftas en lo que va del año. En el caso de Shell desde la medianoche de ayer registraron un aumento del 4,5% para las naftas y del 6% para el combustible diesel. Los incrementos de las naftas responden a los aumentos de los principales insumos como el petróleo y del bioetanol, decidido por el Gobierno días atrás.

 

Con el aumento propuesto desde la petrolera angloholandesa la nafta super pasó de $24,68 a $25,79 y la V Power o premium de $28,97 a $30,27, en ambos casos con un incremento del 4,5%.

 

En el caso de los productos diesel de Shell, los nuevos precios de referencia pasaron de $21,80 a $23,11 para la Fórmula Diésel y de $25,79 a $27,34 el V Power Diesel, con un incremento del 6% en los dos tipos de combustibles.

 

En tanto en Petrobras el gasoil quedó en $22,67, la diésel a $ 26,62 y la nafta súper en $ 25,37 (con un incremento 3,55%) y la Premiun en $29,66 (con una suba de 4,86%).

 

Una medida similar ya veía siendo anticipada durante el miércoles por parte de la petrolera Axion, con un incremento promedio del 5% según se anticipaba. Por su parte, desde YPF, el mayor operador del mercado de combustibles por ahora no hay novedades aunque seguramente las habrá en breve. Hasta que fue liberado el mercado de combustibles YPF solía encabezar los aumentos en el mercado de las naftas y por ser el principal operador todos la seguían. Sin embargo, ahora cambió su juego y a veces espera.

 

Los incrementos de 2018

 

Se trata del tercer incremento que sufren los precios en surtidores, con alzas de entre el 11% y el 13% en lo que va del año.

 

La semana pasada, las petroleras ya admitían que el aumento de los bioetanoles dispuesto por el Gobierno para marzo y abril, con incrementos que varían entre el 11% y el 18% ya sea derivado de la caña de azúcar o del maíz, sumaban presión al valor final de las naftas.

 

El precio de los biocombustible, que es fijado por el Gobierno, incide en el precio final del litro de nafta o de gas-oil, que ya se deben mezclar en su elaboración. Además, las petroleras deben sumar el precio internacional del barril de petróleo tipo Brent, la evolución del tipo de cambio y el incremento inflacionario que afecta sus procesos de producción.

 

Guillermo Lego, gerente de Cecha, la confederación que agrupa a las principales estaciones de servicio de todo el país recordó a El Economista que el barril de petróleo Brent “en enero estaba a US$ 69,35, luego bajó en marzo a US$ 68 y en abril anda en torno a los US$ 68, pero además el dólar subió de $ 19 a $ 20,45”. El valor del precio del petróleo se viene recuperando desde fines del año pasado, tras cuatro años de caída, y llegó a tocar los US$ 70 en febrero. Se trata de un factor determinante también para las inversiones del sector.

 

Además, desde octubre del año pasado el mercado de combustibles quedó liberado por decisión del Gobierno y ya no rigen los históricos acuerdos con las petroleras para fijar los precios y que rigieron durante la última década.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *