Sturzenegger amenazó con subir tasas si no cede el IPC

“Hay que hacerse cargo y el número de inflación de marzo no era el que estábamos esperando”, dijo. ¿Qué opinó el mercado?

 

Por Mariano Cúparo Ortiz 

 

Lo primero que dijo ayer el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, cuando subió al escenario para presentar el Informe de Política Monetaria (IPoM) de abril fue todo una confesión: “La tentación era no estar hoy acá, pero estamos para rendir cuentas, hay que hacerse cargo y el número de inflación de marzo no era el que estábamos esperando. No necesito aclararlo”.

 

El momento es duro. La inflación está en un pico que llevó a Sturzenegger a cambiar drásticamente su discurso y reconocer una visión de lo económico radicalmente distinta a la que defendió durante 2016 y 2017. Durante mucho tiempo sostuvo que los cambios de precios relativos no tenían motivos para ser inflacionarios. Que la suba de regulados (y de los transables al devaluar) era compensada, vía política monetaria, con una contracción de la demanda, y de los precios, en los otros productos de la canasta. Y hoy cada una de sus comunicaciones justifica las subas de precios por lo que ocurre con los precios relativos.

 

El economista jefe de Radar, Martín Alfie, dijo: “Si el BCRA hubiera incorporado en su análisis las variables que hoy dijo que había que seguir en estos meses (salarios, tipo de cambio y tarifas) desde el primer momento, muy distinta hubiera sido la película y la credibilidad de la política monetaria”.

 

 

No me midas

 

Aun así, Sturzenegger dijo que sigue apuntando a cumplir la meta de 15% porque después de mayo habrá una fuerte desaceleración inflacionaria. Y amenazó: “Si no se diera este escenario, haremos lo que tenemos que hacer, que es subir la tasa de interés”. La advertencia, que busca anclar expectativas con el sólo uso de la palabra, sin realizar efectivamente una suba de tasas, generó algún apoyo aislado entre analistas, muchas críticas y varias burlas, entre las que se destacó una parábola con aquella famosa escena del director técnico Ricardo Caruso Lombardi y su “no me midas”.

 

Como sea, Sturzenegger avisó que habrá que esperar con mucha atención lo que ocurra en las próximas decisiones de política monetaria. “Ahí vamos a estar validando o no esta hipótesis de que todo esto es transitorio”, dijo.

 

En general, los analistas coinciden con esta hipótesis, que el presidente del BCRA repitió ayer: “Los regulados van a subir menos a partir de abril, las negociaciones salariales están más alineadas con las metas que en años anteriores, no avizoramos movimientos del tipo de cambio y la política monetaria es mucho mas restrictiva”.

 

Descoordinados

 

La gran discusión, por la que pasa el grueso de las críticas, es por la aceleración inflacionaria ya registrada. Al respecto, Sturzenegger ayer dio explicaciones bastante polémicas. Desde su punto de vista, un gran problema que encontró la lucha antiinflacionaria fue la dificultad para anticipar la magnitud del aumento de precios regulados.

 

Dijo: “La inflación en el último trimestre de 2017 llego a 2% promedio trimestral, con un shock de regulados muy importante que estuvo concentrado en diciembre. Estos shocks de regulados, sobre todo si no son anticipados, hacen incluso difícil preparar la política monetaria para neutralizarlos”. Ahí la inconsistencia es obvia. Si una particularidad tienen los precios regulados es la capacidad del Gobierno para anticiparse a sí mismo de qué manera, y en qué magnitud, se darán las subas. Pero no cierra ahí la contradicción. Además Sturzenegger dijo, ayer, que el BCRA está cómodo con la tasa de interés actual: “Con el cambio de metas hubo una caída de la tasa real, que era lo que buscábamos. Hoy nos hace sentir cómodos porque a partir de mayo creemos que habrá desaceleración. Lo que creemos es que hubo una lectura equivocada sobre lo que íbamos a hacer. Tal vez no supimos comunicarnos muy bien y obviamente nos obligó a frenar el proceso de bajas”.

 

El analista financiero, Christian Buteler, fue crítico: “La pregunta hoy a Sturzenegger no era por qué no subía la tasa sino por qué la bajó en medio de un rebote inflacionario o, si querés ser bueno, en medio de una fuerte suba de regulados”.

Te puede interesar

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *