¿Sirvió la quita de aranceles a la importación de computadoras?

El Gobierno asegura que bajaron los precios, aumentaron las ventas y mejoró la oferta

 

El Ministerio de Producción festeja la decisión tomada hace un año de quitar los aranceles de importación de computadoras, notebooks, tablets y repuestos. Según datos oficiales, los precios de estos productos bajaron 24% y las ventas se dispararon 47%.

 

El Gobierno no sólo celebra los beneficios que se generaron para comercios y consumidores con el abaratamiento de los productos. El efecto implícito que destacan es el salto tecnológico que representa esta noticia para los que utilizan estos dispositivos como herramienta de trabajo en la era de la transformación digital.

 

“Con esta medida favorecemos la creación de un mercado de más y mejores computadoras beneficiando a los consumidores y, de manera transversal, a toda la economía al bajar el costo de un insumo básico para las pymes y los emprendedores quienes son los que general el 70% de empleo en la Argentina”, dijo el secretario de Comercio, Miguel Braun.

 

El precio promedio de los productos comercializados hasta enero fue de US$ 591, lo que supone cerca de 24% por debajo del mismo mes de 2017. Por su parte, el volumen comercializado ascendió a 45.347 unidades vendidas, el 47% más medido de forma interanual. La facturación de los comercios fue, en tanto, 72% mayor a la de hace un año.

 

Los datos de la consultora GfK aseguran que en 2016 una notebook en Argentina costaba en promedio US$ 760, una precio muy alto en la compración regional. Por este motivo, los argentinos aprovechaban sus viajes al exterior –especialmente a Chile– para abastecerse de este tipo de dispositivos. En Brasil, hasta el año pasado el valor promedio era de US$ 500 y en Chile US$ 470.

 

La Secretaría de Comercio destaca, además, una mejora de la tecnología en la oferta y adquisición de equipos. Cerca del 59% de las ventas corresponde actualmente a la venta de máquinas más potentes, casi el 45% más que en el mismo mes del año anterior. El crecimiento en la participación de notebooks con procesadores iCore resulta en una reducción relativamente menor de los precios. Los precios en dólares de las notebooks con procesadores iCore bajaron 16% en promedio: i7, cayó 16%; i5, 12%; e i3, 21%.

 

Contracara

 

La medida, que incluyó la quita del arancel de 35% para la importación de productos informáticos, había sido anunciada en realidad en octubre de 2016 por el Ministro de Producción, Francisco Cabrera. También consideraba la eliminación del arancel del 12% a los componentes informáticos. Las principales cámaras vinculadas a los fabricantes locales se opusieron porque de forma anticipada las ventas de la producción local se detuvieron de inmediato.

 

En 2016, según datos de comercio exterior del Indec, la importación de notebooks y netbooks movía cerca de US$ 125 millones. En tanto, en 2017, esta cifra se multiplicó por cinco y llegó a contabilizar alrededor de US$ 670 millones.

 

Ante el aumento de las importaciones que sustituyeron fabricación local, varias empresas denunciaron la posible reducción y cierre de líneas de producción ante la imposibilidad de poder competir, principalmente, con los dispositivos chinos.

 

En ese contexto Banghó despidió, suspendió y redujo salarios y jornadas a sus trabajadores de la planta de Vicente López. Y, entre otras, la empresa BGH anunció también la eliminación de puestos de trabajo en Tierra del Fuego.

 

Según datos de la industria, antes de la medida, las notebooks y tablets ensambladas en el país representaban cerca de 60% del mercado. Hoy, apenas tienen 6% de la torta y se es probable que desaparezcan por completo. Ya poco recuerdan las marcas PC Box, Olivetti, Banghó, Exo. De todas maneras, las empresas lograron en su mayoría adaptarse y cambiar su estrategia del negocio: de ensamblar computadoras, se convirtieron ellas mismas en importadoras.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *