El PIB creció 5,1% interanual (pero cayó 0,2% contra enero)

El EMAE de febrero tuvo una alta tasa interanual, pero un retroceso mensual desestacionalizado. ¿Qué opinaron los analistas? Las tendencias para el resto de 2018

 

Por Mariano Cúparo Ortiz 

 

Tras siete meses de datos positivos, en febrero la actividad económica pisó el freno y retrocedió 0,2% contra enero. A la vez, el nivel de producción estuvo 5,1% contra febrero de 2017 y, aunque en el Ministerio de Hacienda lo celebraron, ese dato esconde que ese mes del año pasado fue de caída y que, por ende, dejó una base de comparación baja. Con todo, en el primer bimestre del año la economía mejoró 0,5% contra diciembre.

 

 

Polvareda

 

A partir de los datos publicados ayer por el Indec en su mensual EMAE, primero hubo celebración oficial y luego “desmentida” de los privados. Un comunicado de Hacienda fue optimista, priorizó el dato de la comparación interanual y habló de récord para el último bienio: “En febrero la economía creció 5,1% interanual, el ritmo de crecimiento más alto desde junio de 2015”. En esa línea el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, tuiteó una imagen que destacaba el 5,1% y dijo: “ La economía argentina sigue creciendo. Debemos continuar así para que haya cada vez más inversión, más trabajo y menos pobreza”.

 

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, se hizo eco del dato que puso a febrero como récord (y siguió militando su hashtag #YaArrancó): “La economía argentina sigue avanzando: es el crecimiento interanual más alto desde que comenzó la gestión”. Sin embargo, parece clave detenerse en si el número a mirar respecto a la actividad de febrero, para entender cómo marchó la economía en ese mes, y para saber si da para celebrar o no, es el de la comparación interanual o el de la variación contra enero.

 

“En febrero la economía creció 5,1% interanual, el índice más alto desde junio de 2015”, celebraron en Hacienda

 

El exrector de Ucema, Carlos Rodríguez, cruzó duro al diputado de Cambiemos, Luciano Laspina, quien defendió la versión oficial de priorizar la interanual: “El índice desestacionalizado cayó por primera vez en siete meses respecto del mes anterior. No manejen la información, que algunos sabemos leer. Su información compara con febrero de 2017 que fue un desastre inimitable”. En rigor, febrero de 2017 había dado una caída de 2,1%.

 

Freno tras siete meses

 

También Melisa Sala (LCG) mostró su desacuerdo con la comparación optimista: “El crecimiento se eleva a 5,1% en relación a un año atrás. Pero la magnitud de la tasa obedece a que se compara con el único mes en el que se registró caída en 2017. En adelante, es esperable cierta moderación o estabilización de las tasas de crecimiento. En febrero la actividad económica se contrajo 0,2% respecto a enero. Aunque se descontaba una desaceleración respecto a la dinámica previa (0,6% mensual en el trimestre noviembre-enero), el dato resultó peor de lo esperado”, expresó.

 

Desde ACM hicieron la misma lectura: febrero fue de baja. Aunque destacaron: “Más allá del dato de febrero, en el año la actividad se expande 4,7% gracias al muy buen dato de enero y a que febrero de 2017 ofrece una base de comparación baja”.

 

Los privados, algo más escépticos, pusieron el foco en la caída de 0,2% contra el primer mes del año

 

Lo que tracciona

 

Sala remarcó que la construcción sigue siendo la que tracciona al PIB: “La actividad de la construcción lidera el crecimiento sectorial en los primeros dos meses del año (+13% interanual). Se mantiene la mejora en comercio y en intermediación financiera (6% interanual en ambos casos). Estos tres sectores explican casi la mitad del crecimiento interanual del bimestre. Con un crecimiento apenas por debajo del promedio aparecen el agro (5% interanual), la industria manufacturera (4%) y el conjunto de actividades empresariales (4%), explicando poco más de 1/3 de la suba anual del PIB. El único sector en retroceso sigue siendo el vinculado los servicios públicos (electricidad, gas y agua, -0,1% interanual), aunque el dato de febrero ya registró crecimiento”.

 

Desde ACM ampliaron una visión similar: “La actividad se encuentra impulsada fuertemente por sectores intensivos en mano de obra como la construcción, industria y servicios como el comercio, con lo que se espera que se evidencie una mejora en la creación de empleo”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *