La oposición insistirá contra las tarifas

Tras la frustrada sesión en Diputados, comienza una larga negociación que podría culminar con un veto presidencial

 

Por Mariano Espina

 

Ayer en Diputados se pusieron en consideración veintinueve proyectos opositores que establecen distintas pautas para modificar la política tarifaria del Gobierno de Mauricio Macri. Ninguna de estas iniciativas tenía dictamen de comisión, y la oposición no alcanzó los dos tercios para incluir los textos sobre tablas. Era un episodio anunciado, que tuvo como corolario una sesión de seis horas de discusión sin rumbo, que Emilio Monzó concedió para garantizar luego el tratamiento de un proyecto clave para el oficialismo, pero que una vez más debió ser prorrogado.

 

La primera incógnita de la larga jornada en la Cámara Baja era si la oposición iba a alcanzar las 129 presencias que garanticen el quórum. Se disipó rápido esa duda, porque Cambiemos optó por opacar la demostración de fuerza del resto de las bancadas, los esperó en el recinto y permaneció con conducta intachable durante toda la sesión. Fue por decisión de Mario Negri, jefe del interbloque oficialista.

 

El oficialismo evitó el avance de veintinueve proyectos y soportó unido la embestida opositora que, por su parte, demostró una vez más que, al unirse, puede molestar al Gobierno. Ayer fueron los 139 diputados por la oposición los que se unieron tras un tema: el rechazo a los aumentos en tarifas a los servicios públicos. Y aún les queda una carta, que será la clave en los próximos días respecto a esta trama. El martes pasado, un proyecto que redactaron Diego Bossio (Bloque Justicialista–Argentina Federal) y Marco Lavagna (Frente Renovador) recibió el despacho de dos comisiones, pero a ese dictamen le falta la aprobación de Presupuesto y Hacienda, ámbito que preside el macrista Luciano Laspina y que se reunirá el próximo miércoles.

 

Ese dictamen, promovido por el peronismo de perfil dialoguista, recibió firmas en disidencia del Frente para la Victoria-PJ y del Movimiento Evita, que proponían por otra vía proyectos más duros. Si se logra consenso entre estos espacios, que tiene algunos antecedentes (debate por impuesto a las Ganancias en 2016), no será sencillo para el Gobierno frenar la avanzada. Porque las diversas corrientes peronistas demostraron ayer que les sobra el número para sancionar un proyecto con mayoría simple (129 escaños).

 

Si la iniciativa de “razonabilidad tarifaria” recibe la aprobación en Diputados, deberá ser ratificado en el Senado, que exigirá un acuerdo entre el bloque que conduce Miguel Angel Pichetto y el que integra Cristina Kirchner. La novela podría concluir con un veto del presidente Mauricio Macri, según las distintas especulaciones que se tejían ayer en los pasillos del Congreso.

 

Cambiemos cuenta con algunas herramientas para evitar el avance del proyecto opositor. Por caso, dar marcha atrás en la convocatoria de la comisión de Presupuesto y Hacienda para este miércoles. Descartan de plano sentarse a negociar un proyecto consensuado con la oposición. En la Casa Rosada transmitieron que no hay margen, que no hay más lugar para correcciones en el marco tarifario que diseñó el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren. O sí, pero en ese caso los que deberán cargar con el costo serán las provincias y los municipios, según lo que indica el proyecto que envió el Ejecutivo en el que les exige a gobernadores e intendentes que quiten impuestos de las tarifas.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *