La desinflación a boxes: suba de precios de 2018 sería similar a la de 2017

El primer semestre cerraría casi idéntico al del año pasado, y sobre el segundo, las expectativas son apenas más optimistas

BCRA dólar REM tasas Lebac 100%

 

El jueves, el Indec publicará la inflación de marzo, que estaba llamado a ser, junto con enero, los dos meses relativamente tranquilos en materia inflacionaria para el primer cuatrimestre del año. Sin embargo, las mediciones privadas la sitúan por encima del 2% (el IPC Congreso, que mide un promedio de estos índices dio 2,2%). Entre analistas reina cierta preocupación por la interrupción del sendero desinflacionario y ven al año cerrando por encima del 20% por noveno año consecutivo.

 

Pico inflacionario

 

El primer trimestre cerrará con una inflación acumulada por encima del 6% y para el primer semestre las perspectivas no mejoran demasiado: en abril se vienen incrementos tarifarios en el transporte, en el gas y el combustible. Con todo, desde Ecolatina esperan que la inflación acumulada termine la mitad del año cerca de la meta pautada para la totalidad del año: cerraría 12%.

 

Desde Economía & Regiones (E&R) pintaron el panorama: “Con una inflación de 2,2% en marzo, la inflación acumulada en el primer trimestre 2018 habría ascendido a 6,4%, lo cual implica una inflación anualizada de 28,2%”. Y concluyeron: “Eso está 13,2 puntos porcentuales por encima de la meta (15%) para este año. Este escenario muestra una aceleración de la inflación con respecto al mismo período de 2017. Concretamente, en el primer trimestre 2017 la inflación acumulada había sido 6,1% y su valor anualizado ascendía a 26,7%”.

 

 

Arriba del 20%

 

Desde Ecolatina también destacaron que “durante el primer trimestre de 2018 la inflación superó el 6%, ubicándose en niveles similares a los del año pasado”. Y remarcaron que aunque la del “segundo trimestre será menor a la del primero, se mantendrá estable respecto a igual período de 2017, por lo que a suba de precios rozará 12% en el primer semestre de ambos años”. Cuando sí se comenzaría a marcar alguna diferencia interanual en materia de precios sería en la segunda mitad del año, aunque habría un cambio en los drivers que dirijan esa dinámica. En 2017 el ancla fue el tipo de cambio. En 2018 será el salario real. “Recién en el período julio-diciembre retornaría el “proceso desinflacionario”: la suba de precios pasaría de 11,5% en la última mitad del año pasado a 8% en el segundo semestre de 2018. Por ende, la inflación se reduciría recién en la última parte del año”, sostuvo el último informe semanal de Ecolatina. Y concluyeron en que estará por encima del 20% nuevamente, por lo que la política monetaria seguirá encontrando límites para aflojarle la tasa como le gustaría a Jefatura de Gabinete: “Como resultado de esta dinámica, la inflación superará este año nuevamente el 20%. En consecuencia, el BCRA volverá a incumplir su meta corregida, lo que imposibilitará que la política monetaria se relaje significativamente, al menos hasta 2019. Por ende, se alcanzará el noveno año en fila (desde 2010) con una suba de precios mayor al 20%. Habrá que aguardar hasta el cierre del primer mandato de Cambiemos para lograr avances considerables en la materia”.

 

En la misma línea, la previsión inflacionaria del REM, que publica todos los meses el BCRA, reflejó en el informe de marzo que la mediana de los más de 50 analistas consultados por la autoridad monetaria esperan un IPC Nacional de diciembre dando una interanual de 20,3%. 0,4 punto más que lo que esperaban en febrero. Y sigue subiendo.

Anclas

 

Dos claves explican el pico inflacionario que se está viviendo en los primeros meses del año: por un lado, las subas de tarifas, con incrementos en combustibles, transporte público, electricidad y gas. Y por otro el tipo de cambio que, tras (en realidad comenzó a ocurrir durante la misma conferencia) aquel célebre anuncio del cambio de metas por parte del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, durante el día de los inocentes, se disparó.

 

Desde E&R destacaron que la inflación está lejos de ser explicada sólo por lo tarifario y que se extiende a todos los rubros, incluso la núcleo. “Al final del año pasado habíamos anticipado que la conferencia del pasado 28/12 y el cambio de las metas de inflación subirían el piso de la inflación alejándonos aún más de la nueva meta. Paralelamente, también explicamos que dicho cambio de meta impactaría encareciendo al dólar”, sostuvieron, además. Desde Ecolatina reseñaron: “La suba de precios estuvo impulsada por el avance del dólar, la liberalización del mercado de combustibles y los ajustes tarifarios. Cabe destacar que los drivers de la inflación cambiarán respecto a 2017. Mientras que en gran parte del año pasado el dólar funcionó como ancla contra la suba de precios, en 2018 este rol lo ocuparían los incrementos salariales”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *