“Hay un cambio en el paladar del consumidor”

El Economista habló con Aníbal Loggia, presidente de la Cámara Argentina de Productores de Cerveza Artesanal, sobre el escenario de este negocio en plena ebullición

 

Por Delfina Torres Cabreros

 

Aníbal Loggia es el presidente de la Cámara Argentina de Productores de Cerveza Artesanal (CAPCA) y el artesano detrás de la marca La Loggia. En diálogo con El Economista, repasa el escenario de este negocio en plena ebullición.

 

¿Cuántos productores de cerveza artesanal hay en el país?

El número exacto no lo tiene nadie porque muchos cerveceros que apenas se inician se mantienen en la informalidad por los costos de la habilitación. Pero tenemos una idea entre 1.000 y 1.500 productores. Puede que haya algunos más.

 

¿Ve cambio en los hábitos de consumo del público y una nueva curiosidad por la cerveza artesanal?

Definitivamente hay un cambio en el paladar del consumidor. La gente se empieza a dar cuenta de las distintas calidades de cerveza y empieza a buscar lo bueno. Hay cada vez más consumidores y muchos de ellos vienen de la cerveza industrial, otros vienen del vino.

 

¿Cómo se abastecen de maquinarias e insumos los cerveceros? ¿Qué importan y qué compran en el país?

Gracias a Dios en Argentina tenemos absolutamente todo para hacer cerveza. Lo único que consumimos mayormente importado son las levaduras, porque las argentinas apenas comienzan a desarrollarse y su crecimiento les es muy difícil. Tenemos malta y tenemos lúpulos muy buenos, uno en particular que es muy codiciado en el mundo, que es el lúpulo cascade. A veces puede llegar a faltar ese lúpulo porque hablamos de una cosecha al año y la gran mayoría se la llevan los industriales. El único problema importante acá al principio fueron los barriles. En Argentina no se fabrican barriles de acero inoxidable, lo que hace que estemos importando, mayormente de China. De todos modos, está en tratativas que alguien fabrique barriles acá.

 

¿La cerveza artesanal es un buen negocio?

La cerveza artesanal de por sí es un muy buen negocio, pero como todo negocio hay que darle su tiempo. Si hoy ponés una fábrica, no pretendás ganar dinero mañana. Necesitás conocer los equipos, capacitarte en un montón de cosas. Yo te puedo dar un curso de medio día y mañana estás haciendo cerveza en tu casa para vos y tus amigos, pero eso es una cosa, otra es vender el producto. Pero si uno le da tiempo, y como esto es un negocio en permanente expansión, no tenés techo.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *