Empleo: luces verdes pero con algunas alertas

Un informe de la Fundación Capital destaca el crecimiento de la elasticidad empleo-producto, pero advierte que el impulso fue del trabajo en negro e independiente. Los desafíos para 2018

 

En la segunda mitad de 2017, el mercado laboral dio buenas señales, con un alza en el empleo que contribuyó a la caída de la pobreza. Pero las características de esa mejora, con fuerte impulso del trabajo informal, aún no admiten festejos. Así lo considera un informe de la Fundación Capital, que proyecta que “hacia el cuatro trimestre del 2018 el desempleo se ubicaría en torno al 7%”, dos décimas por debajo del número actual, y traza una serie de desafíos.

 

El informe destaca que “las señales positivas han venido por el lado la ocupación, la cual creció en el último trimestre 3,8%”, de la mano de una confirmación en el crecimiento económico. Así, plantea que hubo un salto en la elasticidad empleo-producto, que en el promedio anual se ubicó en 0,5 (impulsada por la tasa cercana a 1 alcanzada en el 4ºT), cuando el promedio habitual ronda el 0,3.

 

No obstante, esto se explicó por la fuerte suba del empleo independiente y no registrado. Según la fundación, en base a los datos de la EPH y el SIPA, de los 650.000 nuevos ocupados de 2017, el 41% fueron asalariados no registrados, el 23% independientes formales (principalmente monotributistas), el 18% independientes informales, el 12% asalariados privados registrados y el 6% empleados públicos.

 

 

“Si bien la recuperación es una buena noticia y era esperable que la primera reacción positiva del empleo se observase en el mercado informal, es importante monitorear si la trayectoria dispar entre formales e informales se perpetúa en el tiempo, lo que enciende una señal de alarma en la calidad de la inserción laboral que genera el nuevo ciclo de crecimiento”, advierte.

 

Desafíos

 

Por otra parte, el estudio marca una serie de desafíos para darle sostenibilidad a las mejoras en 2018. Primero, potenciar la generación de trabajo formal. “Aquí, será clave, por un lado, que el sector industrial comience a crear puestos de trabajo y, por el otro, cómo avance el proyecto de reforma laboral”, señala. Segundo, será central fortalecer los ingresos, “en un año en que los salarios parecen empardar o ubicarse levemente por encima de la inflación”. Además, será importante que el mercado de trabajo logre confirmar trayectorias positivas para todas las edades, géneros y regiones.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *