Cornejo define el perfil de la UCR

Las críticas al Gobierno generaron diferencias al interior del radicalismo, pero hay respaldo a la nueva conducción

 

Hubo el lunes dos encuentros en Casa Rosada. Primero Mauricio Macri recibió a la cúpula de la UCR, que encabeza el titular del comité nacional, el gobernador mendocino Alfredo Cornejo. Luego Marcos Peña reunió a la mesa de coordinación política de Cambiemos para esbozar las primeras estrategias electorales. Al finalizar, el radicalismo se fue en silencio, por el resultado de la primera actividad, en la que se plantearon críticas y no fueron bien recibidas.

 

Dos días después, Cornejo ofreció su mensaje más duro hacia el interior del Gobierno desde que asumió el rol de presidente del partido centenario. Disparó en dirección del ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren; la diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió y el consultor Jaime Durán Barba, entre otros destinatarios.

 

Este perfil supone un cambio en la conducción del partido y que difiere de su predecesor, el intendente de la ciudad de Santa Fe, José Corral, que mantenía un buen trato con Peña y que en pocas ocasiones manifestó diferencias respecto a la línea oficial. Este cambio produce, a su vez, distintas reacciones en el interior del radicalismo. En general, es unánime el respaldo al mandatario mendocino. Pero hay matices sobre tiempos y formas.

 

Para un diputado radical de fluido diálogo con el PRO porteño, es positivo el cambio que impuso Cornejo. Para una senadora del ala moderada, Cornejo confunde el diagnóstico y debería apaciguar las críticas. Los reproches a Aranguren, son los que más acompaña el radicalismo. Para Cornejo el ministro de Energía está enceguecido y sus errores le han costado caro a Cambiemos. Y le seguirán costando caro si, por ejemplo, insiste con lo que el gobernador considera como un aumento no gradual en las tarifas de gas. Hizo ruido la crítica a Carrió, que ayer vía Twitter le contestó al radical. Cornejo había calificado de poco seria y de “republiquita barata” las declaraciones de la diputada sobre el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Carrió respondió, sin dar nombres: “Un beso enorme a los que me critican (en alusión al pedido de juicio político a Lorenzetti) porque en verdad los quiero mucho y hacen bien a la democracia”. Minutos después presentaría junto a los jefes de bloques PRO y UCR, Nicolás Massot y Mario Negri, un proyecto para materializar lo anticipado días atrás desde la cartera de Desarrollo Social.

 

Cerca de Negri, íntimo de Carrió, sostienen que el perfil de Cornejo ha sido un paso para adelante en el partido, pese a que a veces considera que debe ser más moderado.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *