El consumo masivo no repunta

El consumo masivo cayó en 2016 y 2017, según Ecolatina, y tampoco repuntaría en 2018

 

Por Juan Manuel Antonietta 

 

El consumo masivo es una de las variables más golpeadas de los últimos años. Entre 2015 y 2017 la actividad agregada registró un avance de 1% pero, en paralelo, el consumo masivo retrocedió 5%, según precisó Ecolatina en su informe semanal, difundido ayer. No obstante, el fenómeno presenta la particularidad de producirse al mismo tiempo que el consumo privado total (que incluye también la compra de bienes durables y servicios) avanzó 2,5% en los últimos dos años

 

Para Kantar WordPanel, los datos sugieren que hubo una reconfiguración en las compras realizadas por las familias. Mientras que el canal mayorista acumuló un alza cercana a 25% en cantidades a lo largo de la gestión Cambiemos, los supermercados e hipermercados redujeron sus ventas en 12%. Este fenómeno podría estar asociado a una baja del poder adquisitivo que lleva a las familias a buscar la mejor forma de sobrellevar la coyuntura.

 

Según Ecolatina, el salario real se redujo 1,1% entre el promedio de 2015 y el de 2017. “Aunque el consumo privado ya recuperó la merma de 2016, el ingreso real de los empleados registrados todavía no lo hizo”, explicó el informe.

 

En paralelo a la pérdida de poder adquisitivo, los tarifazos han generado una merma en el ingreso disponible de las familias para gastar.

 

 

Más cambios

 

Si bien el salario puede tener un rol en la caída del consumo, muchos economistas creen que los bienes de consumo venían con esteroides del kirchnerismo. Programas como Ahora 12 generaban incentivos extraordinarios (y no sostenibles) hacia el consumo masivo. Además, a ese factor se le sumaba la imposibilidad de conseguir bienes durables, como inmuebles, debido a la falta de financiamiento.

 

El informe de Ecolatina explícita los cambios que están teniendo los bienes durables: el patentamiento de autos livianos creció 35% respecto de 2015 y el de motos avanzó casi 45% en dicho período; la baja de los precios en términos relativos de los productos electrónicos (que comenzaron a ser considerados bienes de capital) incrementaron las ventas; el boom de viajes al extranjero, con las compras correspondientes al turismo, se ve el aumento de la salida bruta de divisas que pasó de US$ 8.200 millones en 2015 a US$ 10.600 millones en 2017 (+30%) y el fuerte incremento de 60% de los créditos hipotecarios de la mano de las UVAs.

 

“Dado que estimamos un crecimiento del PIB que rondará el 2% y que el salario real se mantendrá estancado respecto a 2017, lo más probable es que el consumo masivo no logre repuntar este año”, concluye Ecolatina.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *