Cambiemos suma nombres para el duelo santafesino

Al intendente Corral se le suman varios pretendientes del PRO. La reforma constitucional como anticipo de la disputa provincial

 

La alianza Cambiemos suma candidatos en Santa Fe para buscar la gobernación, luego de seis períodos peronistas y tres socialistas. Al postulante considerado “natural” hasta hace poco, el intendente de la ciudad capital, José Corral, se le agregaron otros. De su partido, la UCR. Y del partido aliado, el PRO. Mario Barletta, embajador en Uruguay y desplazado de la disputa por candidaturas en 2017, ya avisó que busca revancha, aunque sus chances sean menores. Pero el diputado nacional Luciano Laspina y el legislador provincial Federico Angelini también se anotaron en la disputa, con respaldo parciales en algunos despachos de Casa Rosada.

 

Corral tiene a su favor el peso del distrito que gobierna y mayor conocimiento público. Pero tiene dificultades para consolidar apoyos dentro de su partido. El expresidente de la UCR fue clave en la conformación de Cambiemos en la provincia, luego de dos décadas de acuerdos con los socialistas y participación en el Frente Progresista Cívico y Social. Pero esa decisión dejó sus heridas. Dos corrientes internas del radicalismo mantienen el acuerdo con el gobierno de Miguel Lifschitz, lo que debilita las posiciones del intendente.

 

Corral cuenta a su favor con el peso de su ciudad y mayor conocimiento público. Pero tiene dificultades para consolidar esos apoyos

 

A partir de esa debilidad, precisamente, pretenden crecer las alternativas. Laspina preside una comisión clave en Diputados: la de Presupuesto y Hacienda. Y tiene buena consideración en núcleos decisorios de Casa Rosada. Llegó al Congreso en 2015 con un perfil más técnico, y parece haber hecho un rápido aprendizaje político. Por su parte, Angelini es una figura en ascenso dentro del PRO, con una impronta más territorial que Laspina y rol de mediador entre el Gobierno Nacional con la intendente de Rosario Mónica Fein y el gobernador Lifschitz. Mientras que algunos dirigentes añoran el perfil, el carisma y la popularidad de Miguel del Sel y hasta se proponen convencerlo de volver a participar en la arena electoral. Sin suerte aparente. Y otros ven con simpatía al senador peronista Omar Perotti.

 

La coincidencia de todos es el rechazo a la reforma de la Constitución que propone el gobernador Miguel Lifschitz, que dividirá aguas en este año no electoral. El mandatario propone discutir su proyecto a partir de mayo y aprobarla antes de fin de año. “La preocupación no ha sido ni es la arquitectura institucional de la Constitución, su estructura del poder, su concepción de la democracia, su modelo de desarrollo, ni el diseño de los derechos”, sostuvo ayer Albor Cantard, diputado nacional por el radicalismo en un artículo que publicó en el diario El Litoral.

 

“Si lo que debería ser el núcleo de la reforma está ausente y no está correctamente delimitado, tiene errores y es impreciso, tenemos derecho a pensar que la preocupación está en otro lado. Que los objetivos son otros. Así las cosas, hay derecho a pensar que si lo único que queda afuera de estos dos universos es la reelección del gobernador. Ese es el único motor que impulsa la reforma”, sostuvo, adelantando cuáles serán los argumentos que utilice Cambiemos para oponerse a la propuesta de Lifschitz.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *