“América Latina no puede crecer al mismo ritmo que Asia”

El Economista dialogó con Jim O’Neill, el exGoldman Sachs (y creador del acrónimo BRIC)

 

Entrevista a Lord Jim O’Neill Universidad de Manchester Por Alejandro Radonjic

 

Jim O’Neill es uno de los observadores más agudos de la economía global y, por eso, El Economista buscó su opinión. El exGoldman Sachs (y creador del acrónimo BRIC), hoy en la Universidad de Manchester, ofrece su visión sobre el estado de la economía global (y sus riesgos).

 

Es muy común escuchar en estos días que la economía global está en un buen momento, con todas las regiones creciendo (aunque a distintas velocidades) y ningún gran riesgo macroeconómico en el horizonte cercano. ¿Coincide con esa visión?

Coincidía con eso a comienzos de 2018. Todos los indicadores mensuales clave y confiables mostraban un momentum positivo que no se veía hace tiempo, posiblemente desde la crisis de 2007-2008. Además de eso, teníamos algunas señales incipientes de que la productividad podría estar levantando en algunas economías occidentales clave. Todo eso era muy entusiasmante, y aún lo es. El riesgo a la baja es que eso hace más claro aún que ya no son tan necesarias las políticas monetarias que hemos tenido por varios años, y ciertamente los mercados de renta fija están sensibles a eso. Eso implica cierto riesgo para los mercados financieros en general y, también, para aquellos expuestos a mayores tasas de EE.UU. y globales como, obviamente, los mercados emergentes.

 

Además de eso, ¿qué otros factores de riesgo podrían descarrilar la recuperación global?

El mayor riesgo es una repetición de 1994 y una rápida y severa suba en los rendimientos de los bonos. Eso debilitaría los mercados de renta variable y causaría que las condiciones financieras se pongan más exigentes y lleguen a un punto que pueda comprometer el crecimiento en algunos lugares.

 

¿Qué visión tiene sobre América Latina?

Las proyecciones muestran a la región creciendo (con excepciones resonantes como Venezuela), pero a un ritmo mucho más bajo que Asia, por ejemplo. ¿Observa alguna “historia” entusiasmanete en la región y qué piensa de Argentina? Es muy difícil para cualquier país de la región generar un crecimiento tipo asiático por el simple hecho de que no tienen la dinámica laboral que está presente en la mayoría de los países de Asia. Los únicos países con más de 100 millones de habitantes son Brasil y México, pero no tienen productividad como para beneficiarse verdaderamente y el crecimiento de largo plazo depende de eso: el crecimiento de la fuerza de trabajo y su productividad. Asia, en cambio, tiene las mejores dinámicas laborales, y especialmente India pero también Vietnam, Cambodia, Pakistán y otros, y aún se están urbanizando. Hay importantes países de Asia que crecerán 7-8% durante varios años más, quizás décadas. No es el caso de China, cuya fuerza laboral hizo pico ya y no crecerá 7%, pero quizás 5-6% por 10-15 años. En América Latina no existen esas dinámicas laborales. Dicho eso, algunos países de la región tienen señales de productividad razonables, y las trayectorias de Chile y Colombia son entusiasmantes. Argentina tiene potencial allí, pero pensar que puede empardar a Asia no es realista. Para ser honesto, simplemente evitar nuevas crisis debería ser el objetivo de países como Argentina o Brasil. Sería todo un logro.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *