Abeceb: “La relación con España, lejos del vigor de viejas épocas”

La relación ha ido perdiendo vigor, dice un informe de la consultora

 

Si bien España es el segundo país en inversión extranjera directa en Argentina y un país con el que tenemos superávit comercial, la relación ha ido perdiendo vigor: en 2016 (últimos datos disponibles), la inversión fue de US$ 13.169 millones, 18% del total percibido por nuestro país, pero significativamente menor a los US$ 22.347 millones contabilizados seis años atrás, según informó ayer Abeceb.

 

En términos comerciales, también se verifica una contracción en el intercambio. En 2011, el superávit con España ascendía a US$ 1.684 millones mientras que, en 2017, el saldo positivo fueron US$ 50 millones y el primer bimestre de 2018 empezó con un déficit de US$ 98 millones.

 

En lo que hace a las inversiones, la reducción se habría profundizado luego de la expropiación del 51% de las acciones de Repsol a YPF cuya resolución final –luego de varios meses de gestiones – fue en abril de 2012. De hecho, la IED de España en el sector de petróleo pasó de US$ 10.700 millones en 2007 a escasos US$ 886 millones en 2015.

 

A pesar de ese impacto, España continúa en el segundo lugar del podio de los inversores y con una característica singular: la alta diversificación sectorial de sus proyectos. El 31,7% de los fondos se destinó (en 2016) a la industria manufacturera (química y plástica, alimentos y bebidas, y automotriz); el 34,7% a sociedades financieras; 7,1% a minas y canteras; 6,8% a información y comunicación; 5,2% a comercio; 4% a administración y servicios de apoyo; 2,6% a agro y pesca; 2,4% a construcción; 1,3% a seguros y 1,2% a suministro de gas y electricidad.

 

En cuanto a la relación comercial, las exportaciones hacia Europa disminuyeron a US$ 1.502 millones en 2017 contra los US$ 1.647 millones en 2016. En cambio, las importaciones tuvieron un crecimiento significativo en 2017, con 1.452 millones contra los US$ 921 millones totalizados en 2016.

 

Un dato significativo es que las importaciones de partes destinadas a motores y generadores sumaron US$ 269 millones en 2017 y antes era cero (no se importaba de España) mientras que los automóviles de turismo fueron la segunda novedad con compras por US$ 106 millones cuando antes totalizó US$ 39 millones.

 

Si se analiza por rubros, las importaciones de bienes de capital constituyen 29% del total; químicos, 14%; autopartes, 10%; metales y sus manufacturas, 9%; automotriz, 8% y papel, 6%.

 

Por su parte, las exportaciones que más disminuyeron fueron las de minerales que en 2017 sumaron US$ 53 millones contra los US$ 125 millones del año anterior y las de bienes de capital, que en 2017 fueron US$ 12 millones, contra los US$ 65 millones del ejercicio previo.

 

Si se ven en detalle los sectores, las ventas externas están concentradas en bienes agrícolas con el 85% (soja) con US$ 1.272 millones en 2017; químicos con 7%; minerales y combustibles con 4%; autopartes con 2% y bienes de capital y cueros con 1%.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *