El 2017 fue un buen año para la IED

La Inversión Extranjera Directa y la de cartera emitida por privados trepó a 2,8% del PIB, el máximo desde 2006

 

En un día que lo tuvo como protagonista por la venta de dólares récord para los últimos 15 años, el BCRA publicó en su blog oficial un trabajo de uno de sus investigador es: el 2017 no sólo fue un buen año para la inversión en general sino también para la IED y para la de cartera emitida por privados, que llegó al 2,8% del PIB y de esa manera fue el mejor registro desde 2006.

 

“En 2017 la IBIF creció 11,3% interanual y la tasa de inversión en precios constantes se encuentra ya muy cercana al máximo registrado en 2011. En este contexto, la inversión extranjera en la economía acompañó esa evolución”, señaló la investigación firmada por Ariel Hermida en el blog oficial del BCRA, Ideas de peso.

 

La IED

 

Y, desgregando hacia el interior de ese dato, respecto a la IED profundizó: “Los datos del Balance de Pagos del año pasado indican que el flujo de ingresos en concepto de inversión directa (lo que se conoce como IED) totalizaron US$ 11.857 millones, el segundo valor más elevado de la serie histórica que comienza en 2006. Respecto a 2016 ello implicó un incremento de 264%, fundamentalmente por la recuperación de los préstamos entre empresas relacionadas y el aumento en las utilidades reinvertidas”.

 

El flujo de ingresos en concepto de inversión directa totalizó US$ 11.857 millones

 

Y agregó: “Este número resalta aún más cuándo se considera que es superior al registrado en el período del cepo cambiario, años en los que parte de lo contabilizado como IED eran utilidades retenidas y deudas forzadas con matrices, y no, como en la actualidad, producto de decisiones de mercado”.

 

Cartera de privados

 

Pero también la inversión de cartera sobre activos emitidos por privados tuvo un buen desempeño: “Más destacado aún es lo que ocurrió con la inversión de cartera en instrumentos emitidos por el sector privado residente: en 2017 alcanzó los US$ 6.215 M, siendo el valor más alto en términos absolutos entre varios países de la región, fundamentalmente por las colocaciones de acciones de las firmas residentes en el extranjero (se duplicaron respecto de 2016 y se multiplicaron por 11 con relación a 2015)”.

 

Aun así, en materia de inversión directa, Argentina se encuentra todavía rezagada, tal como destacó Hermida, ubicándose aproximadamente 1 punto del PIB por debajo del promedio de otros países de Sudamérica. Pero algo a destacar es que, aunque eso es cierto, durante 2017 la tendencia fue la contraria: los flujos de IED e inversión de cartera de privados se achicaron en Sudamérica y en cambio, tal como mostró el BCRA, en Argentina mostraron un crecimiento relativo.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *