Un riesgo para el crecimiento

Caen los mercados ante una posible guerra comercial y se espera la reacción de China

La posibilidad de una guerra comercial preocupa a los mercados y ayer lo hicieron saber con una baja generalizada de las Bolsas. El índice Dow Jones cayó ayer casi 3%. Donald Trump anunció que impondrá impuestos que podrían afectar a US$ 60.000 millones del total de las importaciones que vienen de de China. El monto involucrado representa más del 10% de las colocaciones chinas en el mercado estadounidense y el 15% del superávit que tiene en el intercambio bilateral.

 

Ahora se espera conocer las represalias que puede tomar China. Muchos analistas consideran que este conflicto no será gratis para la economía y el crecimiento global que apuntaba al 4% en 2018, y con el comercio subiendo un porcentaje mayor, pueden verse amenazados. Los mercados empiezan a analizar cuales pueden ser las empresas y los sectores más afectados.

 

Una de las firmas en las que primero se piensa es Boeing porque China podría dejar de comprarle aviones. Otros analistas apuntaban a que importarían menos soja desde Estados Unidos pero, como el mercado global está apretado como consecuencia de la sequía en Argentina, tal vez ese no sea un camino elegido.

 

En cualquier caso habrá muchas especulaciones en los próximo días hasta tanto no se conozcan las medidas que tomarían las autoridades chinas.

 

Tasas y monedas

 

Mientras tanto otros mercados se muestran estables y sólo se destacó una fuerte baja del petróleo. Las monedas no tuvieron ayer grandes variaciones y el rendimiento de los bonos del Tesoro a diez años bajó a 2,82% anual y es un dato relevante porque fija el costo de la deuda para el resto de los países. Es consecuencia directa del mensaje de Jerome Powell del miércoles cuando anunció que no veía presiones importantes sobre los precios y ratificó que la entidad subiría las tasas en tres oportunidades este año, habiendo sido la primera la de esta semana.

 

La tasa de los bonos subió en febrero luego de que se conocieran los datos sobre el mercado de trabajo. Pero los números del mes siguiente reflejaron un incremento moderado de los salarios, algo que disipó parcialmente los temores a una aceleración inflacionaria que fueron los que habían generado la suba de la tasa. En las últimas semanas la tendencia alcista y no llegó al 3% anual que vaticinaban inversores y analistas. Por otra parte, ante un posible escenario de turbulencia global, los inversores tienden a salir de las acciones y colocarse en los activos menos riesgosos como el oro, el yen y los bonos del Tesoro estadounidense.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *