Tensión en FR y aliados por diálogo Massa-Randazzo

Mientras los dirigentes exploraron una confluencia posible, en el massismo dominan las dudas

 

El diálogo tiene varios capítulos y promete ganar terreno entre las negociaciones posibles en un año no electoral. En el llano político, con escasa o casi nula representación parlamentaria, según los casos, y luego de una performance electoral que estuvo por debajo de lo esperado, Sergio Massa y Florencio Randazzo no se dejan ver juntos (todavía), pero reconocen cercanía creciente y una confluencia política posible que incluiría lo electoral. Lo cual ya genera algunas tensiones entre aliados. Sobre todo de Massa. Por parte de Margarita Stolbizer y el GEN, que acompañó al tigrense en 1País en la última elección, pero también por parte de dirigentes del propio Frente Renovador, que, si bien no cuestionan abiertamente los encuentros, no se han mostrado muy convencidos.

 

“Todos somos amos de nuestras decisiones y esclavos de sus consecuencias. Si Massa y otros dirigentes del Frente Renovador consideran que ese es el camino, yo no tengo nada que reprocharles; cada uno actúa de acuerdo a lo que considere mejor, pero obviamente que eso está muy lejos de lo que nos motivó a sumarnos a ese espacio”, señaló ayer el diputado provincial Fabio Britos.

 

Estos coqueteos también molestan en el GEN: el acuerdo en 1País parece sin vida, pero todavía no se dio por concluido

 

La declaración no resulta menor en este contexto. El dirigente es hermano de Guillermo Britos, uno de los pocos intendentes que conserva el Frente. Precisamente en Chivilcoy, distrito del que Randazzo es oriundo, lo que encendió una luz de alarma en algunos dirigentes massistas, algunos que incluso estarían dispuestos a dar el portazo. Y en el diario La Razón de esa ciudad se hicieron las declaraciones.

 

Estos coqueteos también molestan en el GEN. El acuerdo en 1País parece sin vida, pero todavía no se dio por concluido. “Las alianzas electorales son así, empiezan y terminan en tiempos electorales”, sostuvo hace unos días la líder del GEN, que también admitió que conservaba una buena relación personal con Massa y que reconocía en su figura a “un gran dirigente”. Los acercamiento con Randazzo la descolocaron. También los puentes que tendieron los diputados nacionales Felipe Solá, Daniel Arroyo y otros dirigentes renovadores con algunas instancias organizativas del justicialismo y la voluntad que expresaron de buscar la unidad del peronismo. Por otro parte, la nula representación del GEN en términos parlamentarios quitó la posibilidad de que los acuerdos legislativos puedan preservar los vínculos políticos, como pasó en el bienio 2015-2017.

 

Otro de los dirigentes del peronismo con los que Massa tendió puentes es el jefe del bloque de senadores de Argentina Federal, Miguel Angel Pichetto. El rionegrino es el principal organizador de un encuentro de gobernadores para el 4 de abril en Gualeguaychú, Entre Ríos, que tiene algunas pocas presencias confirmadas y muchas dudas. Con un discurso antikirchnerista, pero propenso a no fragmentar el ya fragmentado universo opositor, Massa es probable que se ofrezca como anclaje posible para los gobernadores peronistas en la provincia de Buenos Aires, territorio donde el peronismo está mucho más cercad de Cristina Kirchner.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *