Sturzenegger seguirá activo (y el alivio recién llegaría a fin de mes)

El último REM de febrero espera, para diciembre, un dólar a $22,6, pero en el Rofex ya cotiza a $23,78 para Navidad

El dólar mayorista bajó por más calma externa, pero el minorista subió a $37,93

Por Juan M. Antonietta

 

La última semana ha generado fuertes dudas sobre el tipo de cambio y el BCRA se encuentra recalculando su esquema de política monetaria ante las imposiciones de Jefatura de Gabinete. Los movimientos en la principal variable económica que miran los argentinos (sí, todavía es el dólar) se enmarcan en esa confusión.

 

El dólar minorista arrancó un nuevo rally el 15 de febrero y, desde entonces, subió $0,50. Así, en la última semana, el BCRA tuvo que vender US$ 385 millones para contenerlo. Si nos remitimos al inicio del año, la devaluación acumulada es de 9,6% y el Gobierno sabe muy bien que, cuando la divisa estadounidense comienza a moverse, los argentinos se preocupan.

 

Los motivos

 

Para los analistas, el principal problema con el que se está encontrando el dólar es la falta de oferta en el mercado. El aporte de la cosecha se está demorando y con los movimientos que se están produciendo en el mercado y la falta de claridad en la política del BCRA, el carry-trade presenta, hoy, un riesgo alto.

 

Guido Lorenzo (ACM), en diálogo con El Economista, opinó que cuando entre la oferta de dólares de la cosecha gruesa puede haber una baja del dólar. La oferta del BCRA podría ser desplazada por la privada hacia fin de mes, pero en la semana que arranca continuaría la intervención. “Hasta junio no habrían problemas en el mercado de cambios a menos que haya un muy fuerte crecimiento de la actividad”, señala el economista de ACM, pero aclaró que no cree que haya dificultades por el financiamiento comercial.

 

Para Lorenzo, hay pocos oferentes de dólares. “El carry-trade no está entrando y ya no es seguro el negocio”, señaló el profesor de la UBA y explicó que, al no ser tan rentable la estrategia en pesos, muchos agentes comienzan a posicionarse en dólares.

 

Desde una mirada más estructural, Martín Alfie (Radar) opinó que la dinámica de estos meses fue lógica luego de la baja de tasas. Así, una reacción del tipo de cambio era esperable.  Para Alfie, el mandato político de la Jefatura de Gabinete al BCRA generó una falta de claridad al respecto del juego de tasas.

 

Las proyecciones

 

El economista Mariano Kestelboim proyectó que después del salto que se produjo entre diciembre y febrero (el dólar subió en promedio a una tasa mensual del 5,6% en un contexto donde las Lebac pagaron 2,3%), estamos ingresando en una etapa de estabilización hasta junio. “Eso no significa que el dólar no seguirá subiendo, pero será a una tasa mensual bastante más baja, inclusive creo que las tasas en pesos serán superiores”, aclaró.

 

Federico Furiase (Eco Go) indicó, ante la consulta de este diario, que luego de las señales del BCRA y la ausencia de margen para bajar las tasas, tendremos un dólar más tranquilo de corto plazo en el orden de $21. Si las tasas en Estados Unidos no aceleran. “Esto podría ayudar en la negociación paritaria y amortiguar el impacto inflacionario de la suba de tarifas”, opinó, aunque dijo que proyectan desde Eco Go un dólar de fin de año que permita mantener buena parte de la competitividad del tipo de cambio real ganada hasta ahora. En concreto, lo ven en la zona de $23 para Navidad.

 

Lorenzo precisó que hacia abril, con la entrada de la cosecha gruesa, la oferta privada podría empezar a desplazar al BCRA, y el dólar mayorista se ubicaría en el rango de $21-$21,5 para el fin del segundo trimestres. El economista de ACM espera que, en el tercer y cuarto trimestre, la fuerte formación de activos externos y la merma de la entrada de dólares por la cosecha provocarían tensiones en el tipo de cambio, que podrían llevarlo al orden de $22,25-$22,50. Hacia fin de diciembre, desde la consultora esperan un dólar que cierre en $23,4. “No obstante, las proyecciones están atadas a la línea que termine trazando el BCRA. Es decir, si decide continuar interviniendo o no”, concluyó Lorenzo.

 

Así, los especialistas esperan que los movimientos de los próximos meses del tipo de cambio sean menores. En el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de febrero realizado por el BCRA, los analistas esperaban un dólar de $22,6 para diciembre. El mercado, por su parte está más inseguro: el viernes, en el Rofex, los contratos de dólar futuro para diciembre del 2018 cerraron en $23,78

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *