Powell tiene margen para el gradualismo

Destacó que no observa riesgos de recalentamiento de la economía como consecuencia de la baja tasa de desempleo y la suba de los salarios

 

En su presentación en el Senado, Jerome Powell, reiteró su visión muy positiva sobre la marcha de la economía de Estados Unidos que había transmitido el martes en la Cámara de Representantes. A su juicio, la rebaja de impuestos y la mayor actividad económica global tendrán un papel destacado en la expansión estadounidense. Pero destacó que no observa riesgos de recalentamiento de la economía como consecuencia de la baja tasa de desempleo y la suba de los salarios. La lectura que hicieron los mercados financieros de sus palabras fue que la Reserva Federal podría haber cuatro subas de tasas en 2018, y no tres como se había anunciado. Pero ante la pregunta concreta sobre ese punto, Powell, como era previsible, no dio precisiones y sostuvo que todo dependerá de la lectura que hagan los integrantes de la entidad monetaria sobre la marcha de la economía durante el año.  De todas maneras, se descuenta que se decidirá una suba de tasas en la reunión de la Fed prevista para los días 20 y 21 de este mes.

 

Mientras tanto, las señales económicas siguen siendo contradictorias. Los datos sobre la actividad industrial y de pedidos de seguros de desempleo, conocidos ayer, muestran una economía en expansión. Pero, por otra parte, los analistas pronostican que la suave desaceleración del crecimiento económico que se observó en el último trimestre de 2017 con relación a los dos anteriores puede prolongarse en este arranque 2018 en el cual el PIB crecería por debajo del 2%.

 

Otro dato de juega a favor del gradualismo de la Fed es la tasa de inflación.  Ayer, el Departamento de Comercio informó que el índice de precios de los bienes para consumo personal, que es la medida de inflación preferida por la Fed, tuvo un incremento en enero de 0,4% con relación al mes anterior y de 1,7% interanual.  Y se excluyen los rubros más volátiles como la energía y los alimentos, la suba mensual fue de 0,3% y de 1,5% con relación a un año atrás.  Todavía falta para que lleguen a la meta de inflación del 2% que tiene la Fed y eso da margen para que Powell pueda seguir adelante con su estrategia.  Tampoco sería visto como algo preocupante que la inflación se ubique por algún tiempo por encima del 2%.

 

La reacción de los mercados

 

Ayer fue un día negativo para los mercados bursátiles, pero no por las previsibles palabras de Powell, sino porque Donald Trump anunció que las semana que viene les impondrá aranceles a las importaciones de acero de 25% y de 10% a las de aluminio.  Aún no se conocen los detalles de las normas pero se supone que le darían un impulso a la inflación porque encarecerían los insumos que se utilizan en muchos sectores industriales. La medida fue presentada como una defensa de las empresas locales y sus trabajadores. Pero, como señaló Larry Summers, son muchos más los trabajadores  que utilizan el aluminio y el acero en diversos procesos productivos que aquellos que los producen. Si Trump avanza con esta iniciativa recibirá críticas desde amplios sectores y un voto negativo en Wall Street.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *