El “plan Espert” y los “llorones”

El Gobierno sorprendió con un discurso económico más virulento

El Gobierno cree que la economía marcha bien, y que irá aún mejor. Con la salvedad de alguna frase suelta por allí de algún ex funcionario de Cambiemos, en el oficialismo todos comulgan con la misma tesitura, y no sólo on the record.

 

Y, ciertamente, no faltan números para cimentar esa visión. El último llegó el viernes pasado de la mano de AFIP: una suba de 37,7% en la recaudación tributaria de enero.

 

En los últimos días, sin embargo, apareció un nuevo aditamento (no sin polémicas necesarias) a ese discurso. Por un lado, una crítica más incisiva (y personalizada) contra quienes, supuestamente, proclaman un impracticable shock hacia la convergencia fiscal y, por el otro, descalificaciones hacia los “empresarios llorones” que, supuestamente, privilegian sus intereses personales por sobre los colectivos y no mensuran los avances logrados por el Gobierno desde 2015.

 

La primera fue vehiculizada por el secretario de Hacienda, el joven Rodrigo Pena y, la segunda, por Francisco Cabrera, ministro de Producción. Más allá de algún tironeo con el empresariado allá por 2016, la acusación de “llorones” es, ciertamente, inédita, así como la decisión de señalar con nombre y apellido a un economista crítico.

 

Asistimos, por ende, a un cambio de estrategia más que ante una frase poco fortuita (aunque no sería la primera de Cabrera). Uno de los artes más finos de la política es saber elegir rivales, el momento de enfrentarlos y las maneras. ¿Habrá hecho bien los cálculos el Gobierno?

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *